lunes, 4 de septiembre de 2017

Muda canción (El engendro)





Encendimos  velas sobre altares mudos
Y te creí...
Desgastando el cuerpo en cada luna
en plegarias... y frías noches.   
 Me extravié en tu cuerpo.

Hasta aquí no llega el polvo de este mundo.
¿Cómo dudar de este engaño tan sincero?
 Y me fugué de tu cuerpo;
Me enjaulaste en tu fiebre,
y luego huiste  aterrada al ver preso un engendro.
Recorrimos nuestras propias invenciones
en máquinas de vapor.
Desgastando el cuerpo en cada luna
en plegarias... y frías noches.  
Y me topé con  tu engendro
No le creí...
Un hombre encorvado y sin rostro alguno
¿Dónde está el lugar secreto que soñamos juntos?
¡No es aquí!
¡No es aquí!
De vez en cuando encuentro este hombre en el espejo.

 Lukas Guti.
15/08/2017.






sábado, 8 de julio de 2017

Ex roja





Yo sé que se van a acostar juntos a ver nuestras series favoritas,
 Mientras odias mi fantasma abrazándote junto a él;
Él, que te corregía la ortografía para sentirse más inteligente,
cuando yo siempre te escribí impecables historias de los dos,
y dedicándote cada signo de puntuación, a ver si aprendías.
Quizá él tenga suerte haciéndote creer que es más inteligente.
Tú, que juzgaste su coeficiente por colocar bien una tilde...
y Alguna vez gritaste diciéndome que no eras impresionable.
Por desgracia también conocí bastantes mujeres intelectuales,
que se arriesgaban acentuar cada pretensión para conmoverme.

Yo sé que van a recorrer juntos esta pequeña ciudad que odié,
y el odio que no quisiste comprender en mi trauma de la niñez,
treinta años después entendí aquello que me incomodaba...
Y no se fue,  solo logré ser igual de indiferente a los demás,
O al menos actuar para cubrir mis ganas de sinceridad.
De mí no amaste el dolor y la aversión hacia las personas,
en cambio te enamoraste de la indiferencia de los de afuera;
La indiferencia de un veinteañero con ínfulas de mujeriego.
Si supiera cuántas veces rocié tu cuerpo mientras él dormía.

Te fuiste persiguiendo el aire de la noche y las frivolidades
extenuada por la atmósfera de nuestro arrinconado mundo;
De tu sudor exagerado, impregnado en mí y las cobijas,
En los cajones, y bajo la cama con tus miles de zapatos...
Huiste de mi insoportable sobriedad, abrumada por mí,
Por mi real, mi monstruo... mi única e imperturbable máscara;
Yo que prefería estar enjaulado por la fiebre de tu cuerpo,
Y tú, que al final me embriagaste con el tufo de tu aliento.









martes, 4 de julio de 2017

Tratando.




Prometí asumir las sucesiones viciosas con humildad
Y caminar entre lo que tanto traté con tranquilidad;
No funcionó... Ni las velas que encendía en tu nombre.

 Poseo una vela a medio quemar sobre el nochero.
La misma que extinguía después de amarte cada noche,
que dada tu ausencia nunca más recurrí a esta chispa,
esa tenue luz que abrazaba mis fantasías a tu lado;
Ya un cúmulo de parafina derrumbada y vieja...

No sirvió caminar sobrio o ebrio por el barrio de siempre,
O el calor que inventaba cubriendo  mis venas en versos;
Yo fui un refugiado de tu cuerpo,  tus caricias, de  tu pelo.
Hoy un indigente con frío buscando calor entre líneas.
Y a veces... de madrugada afuera de tu ventana.

También desde mi ventana la noche me susurraba,
Y yo creía ilusionado que era tu voz a lo lejos,
 En la puerta llamando, o tal vez me lo inventara;
Pero no estaba dispuesto a dejarte en el frío.
Tal vez esa noche te abrazara...

Lukas Guti.
Lukas Guti. 03/07/2017






martes, 30 de mayo de 2017

El Cristo


El Cristo.

Conoce a este engendro vicioso y de hábitos inútiles
que amedrentado por religiones todo le remuerde,
Tan bueno que ya ni renegar  sobre las trivialidades,
pues al cabo él mismo se crucificaba en un parque...
O en el supermercado, o donde más gente hubo,
Un viejo truco que aglomeraba esperanzas.

Igual que las chicas bonitas que tanta fama tenían,
gordo su ego por el batallón de idiotas que las seguían;
Cual catálogo de perros enlistados en páginas de revista,
bestias de diferentes especies apareándose a la fuerza,
Y un círculo de zorras alrededor de un Cristo de espaldas.
"¡Perdónanos, perdónanos! Ni putas, ni santas"
Diez mamadas a tu esposo, y diez ave  Marías. Amén.

Y los perros, oliendo los culos de diosas embalsamadas,
En semen de toros corpulentos sentados en tronos con ruedas,
Lamieron estos cuerpos embadurnados, sudorosos, exhaustos,
Se comieron hasta la mierda de hembras deificadas
"¡Perdónanos, perdónanos!  Somos bestias."
Trabaja, sé leal y sigue siendo un perro.  Amén.

Lukas Guti. 












                                                                                                                             

lunes, 22 de mayo de 2017

Sed

Dos vidas incompletas vaciándose la una en la otra;
Y no vi tu vaso casi lleno  mientras yo llegara medio seco.
¿Sabes lo insoportable que fue crear armonías honestas?
 Como disparos desgarrando la mente en cada nota.
Como disparos imaginarios durante dos décadas y media...
Ya no es tuyo el olor impregnado en los resquicios.
¿Cómo iba a saber yo de esta desesperada maniobra?
Mientras tu vaso se desbordaba yo apenas conseguí gotas,
Y a veces las lágrimas intentaban llenar lo que faltaba.

No dejaste si quiera un poco de ti en las ruinas... ni el agua.