martes, 10 de septiembre de 2019

De un borracho

De un borracho.

Hoy vi un ángel... En un bar, no pude dejar de mirarla. ¡Bellísima! Espera... ¿Era en un bar? Maldita sea, no era un ángel.

Hoy la vi de nuevo. Divina... En un bar. ¿Cuántas jarras de cerveza llevaba? ¿Era un ángel? Acabé mi cerveza negra.

Hoy vi una mujer divina. Me enamoré sin decírselo. El bar no había abierto...  ¡Qué sobriedad! ¿Acaso era un ángel?

Luego me topé con un borracho en las afueras del bar. Lo reconocí cuando lo vi pronunciando su nombre en el espejo. Un borracho solo y enamorado que temía a los ángeles...

martes, 27 de agosto de 2019

El holocausto del bosque.

El holocausto del bosque.

No soy vegano, pero la mayor  parte de mi vida evité comer carne por una sencilla razón:  No me gustaba la carne. Unos 4 años atrás le cogí gusto pero comía muy poco, incluso hoy suelo dejarla sin tocar en el plato, por razones más de salamería que de altruismo. Mientras practiqué esta dieta inconciente sin carne no sentí que contribuyera de ninguna forma al medio ambiente, al menos no de forma consciente. Luego me fui vivir a la casa campestre de mi abuelo donde resido actualmente y donde también vive mi padre. Ellos siembran y cultivan por mera pasión cebollas, naranjas, tomates, aguacates, lulo, hasta papas, etc; esto forma parte de nuestra dieta en la actualidad. Esto, quizá, probablemente no me haya convertido en mejor o peor persona, pero soy afortunado de vivirlo, sin necesidad de proferirle al prójimo enfados innecesarios sobre la Pachamama... O cosas por el estilo. La mayoría de personas viven en casa construidas de entre el polvo y el asfalto, arrumacos entre cuadras y cuadras de otras casas y sueños entre paredes, y por esta y muchas otras razones culturales  y económicas no vamos a entender lo que sucede en la Amazonía, pero  tampoco es necesario intentar "evangelizar" el consumismo de los otros para pretender salvar el mundo. Esto es ingenuo.
Lo que sucede en la Amazonía  no es un hecho aislado que le competa a un solo país. Pero así nos competa a todos pese a la frustración de no poder hacer nada es importante entender que este evento es igual o peor que una guerra mundial; que aunque no viví en mi tiempo algún suceso de tal envergadura como la primera o segunda guerra mundial, sí pude ser espectador de otras muchas guerras alrededor del mundo o tragedias de cualquier tipo que eventualmente los mismos humanos le fueron restando importancia por el simple hecho de "seguir la vida". A pesar de todo,  el evento actual en Brasil nos tocó en este tiempo pero esto no se reduce a la causa de haber sido un Capitalista-consumista. Si creen que no comer carne a estas alturas o que cultivar sus alimentos en una burbuja de ideales los va a eximir de lo que suceda en el resto del mundo, y que se van a ir al paraíso de la Pachamama, están muy equivocados. Lo que pasa en Brasil no es un evento aislado de la actualidad, sino una cadena de hace quinientos años de historia donde nuestra pueril América ha sido intervenida por cualquier tipo de ideología o poder político, por otras civilizaciones que ya pasaron por lo mismo milenios atrás. En la modernidad lo ha vivido el Medio Oriente con otro tipo de intervenciones humanas, lo ha vivido África con sus hermosos bosques y sus violaciones y guerras civiles interminables. Nos toca a nosotros de primer plano en este lado del mundo.

jueves, 1 de agosto de 2019

Existir

Sobrevivir a lo ordinario es quizá mucho más valioso que aspirar vivir a lo extraordinario. No todos vamos a brillar en este mundo. Lo ordinario es lo real y despiadado; basta con eso para existir entre las trivialidades, y ser.

martes, 2 de julio de 2019

Malditos universitarios.

Yo me perdí el asunto de Bukowski y las fotografías porno de niñitas que posaban a fotógrafos de segundo semestre de visuales o cualquier cosa relacionada con artes o cine;  De las veinteañeras que no habían leído a Bukowski pero iban a recitales de hombres tatuados y fumadores... y abogados empedernidos.  También me perdí de las épocas de Pessoa y Benedetti...  los poetas esos que seducían estudiantes de lenguas modernas, filosofía, medicina, ingenierías o adolescentes de veterinaria que no leyeron  a León de Greiff o al propio Jorge Isaac... o a Lucas Caballero Calderón, ni siquiera la Ilíada en verso.  En cambio habían leído al puto "cuervo" ese de mierda que aparecía en casi cualquier referencia moderna... o a Cortázar... Putos poetas y universitarios de mierda.

Lukas Guti.

9 de junio del puto año 2019.

jueves, 27 de junio de 2019

De hábitos y soledades.

Al parecer, la soledad es un proceso que toma años dominar entre relaciones no necesariamente fallidas. Más bien, es la determinación entre el deseo y las supuestas necesidades del cuerpo, de satisfacerlas o no. Me atrevo a pensar que en la actualidad las personas son más solitarias por ser conscientes de ello. Me parece a mí que las relaciones actuales donde exista reciprocidad de cualquier tipo tiende a desaparecer, y no tiene nada que ver con el egoísmo, pues el ideal de famila se torna obsoleto de acuerdo un estilo de vida de hábitos desechables.  

Lukas Gutiérrez