jueves, 26 de mayo de 2011

Absalón

Tengo ganas de no ser el mismo
Para descubrir quien soy.

Me adjudicaste perfecciones
Sólo porque fuiste hombre
Y no lograste ver de la natura
Las imperfecciones innegables
Que por ello la hacían bella.

Fuimos hermosos desde siempre
Entre tantas imperfecciones
Y las convicciones del hombre
Cegaban aquellos defectos
Que el universo nos otorgaba
Como sus únicos hijos prodigios
Y por ello fuimos bellos
Y envidiados por las fábulas.

Habíamos surgido del caos
Pero la inocencia del hombre
Transformó estos versos libres
En simétricas líneas preciosas
Y de pronto surgió dios
El muñeco más adorado
Por la vanidad del hombre…

Y es que era un muñeco
Porque sólo tú pudiste crearlo
A imagen y semejanza
Tan pulcro como porcelana
Tan inalcanzable como tus sueños
Y porque temiste estar solo
Y toparte con tu fealdad.



Lukas Guti.
15 de junio de 2010. 23:44