jueves, 26 de mayo de 2011

Adán

Este hombre iba solo 
Por un camino espinoso.
Desconfiada de todo
Pero más de sí mismo
Y le temblaba la carne
Al Imaginarse las punzadas
De tales astillas. 

Los arboles del camino
Se mecían ante su figura
Pero él nunca lo notaba
Porque como iba solo
Desconfiaba del mundo
Y creía que los árboles
Querían engañarlo
Y hacerlo sentir amado. 

Por eso evitaba el bosque
Y no perderse entre recodos
Y entre la masa y la arena
Bajo las sombras cambiantes
Que el sol siempre erigía
Y del que incluso su brillo
Tampoco creía… 

Y se topó con el asfalto
Donde otros andaban
Vestidos de hombres
Y bajo grandes ciudades
Cubiertas de polvo
Que pintaban los muros
Y nublaban los sueños. 

Como eran tan tímido
Le huía a los ruidos
Y a los estridentes golpes
De zapatazos y gemidos 
La humanidad que crujía 
Bajos sus pies y su ira
Porque por desconfiado
Quiso creerse algo más
Y ser algo indiferente
Que juzgara a su mundo
Porque como hombre
Ya no podía. 



Lukas Guti.
20 de junio de 2010. 0:51