jueves, 26 de mayo de 2011

Asesinato

Tuve que comenzar con palabras
Que no fueran tan pretenciosas
Para asesinarte sin que lo notaras
Porque yo aún te amaba.

 Así aguardando diariamente
Los recuerdos se difuminaron
Pues de tantos sublimes momentos
Me dispuse al fin para olvidar.

No fue fácil asesinarte entonces
Fue lento e insoportable:
Primero tuve que penetrar mi pecho
Y huir despavorido de los causes rojos
La sangre de mi alma y de la tuya.

Al final logré estar arrepentido
Pues por haberte asesinado
Yo ya no era tan noble…

Tuve marcas en mis ojos
Que no brillaran como antes
Pero cómo relucir de nuevo
Si mi corazón ya no era frágil.


Lunes 15 de noviembre del 2010