jueves, 26 de mayo de 2011

Clonación y Alma (Artículo)

Me gustaría compartir este minúsculo artículo sobre el alma que encontré por ahí en un archivo olvidado, y que hasta ahora no me había atrevido mostrar puesto que lo escribí cuando tenía 17 años. Ahi está, pues, fresquito, pa'que lo desmenucen. Y perdonen mi siempre vivo hábito de intentar humanizar cada cosa que el hombre diviniza. 



Fragmento de otro perfil: lo siguiente es quizá, demasiado ingenuo, por tanto que otros más astutos que yo lo han tratado; Sin embargo, decidí dejarlo para vuestro gusto 

¿Cómo podría alguien clonado poseer alma? ¿No se supone, que el alma es como una evolución eternizada que se encarna en cada vida, al nacer de nuevo (si es que esto es cierto)? Pues bien. Cuando clonen al primer humano sabré de la ausencia de mi alma. ¡Tan solo seré carne! Comprenderé entonces lo vacíos que somos. Mas que materia. Pero hasta entonces, fingiré creer en mi alma, sacando la disculpa de eso de poder llorar y reír. 
Por otro lado, yo no hablo del alma como la indescifrable e irrefutable causa otorgada por alguna acción divina u otro Numen más allá de una realidad tangible o incognoscible. Más claramente me refiero al sentido ; “aunque sería maravilloso ver literalizada esta alegoría; tanto mejor verla personificada en historias fantásticas u otras no tan fantásticas”. 
Si bien, el hecho de que lloremos (Referencial esto, a la conducta humana o reacción del alma) está ligado meramente a un dolor, sea cual fuere su indicio; al igual que la risa, esto lo produce la alegría independientemente de cualquier dualismo que saque relucir lo bueno o lo malo (Yo siempre he dicho que puede ser cualquier cosa). Científicamente es claro que esto puede ser explicable en términos de reacciones fisiológicas. 
El hecho, pese a todo, de si por acaso “El alma” fuera sólo eso, una alegoría ¿Se puede resolver el porqué de que un organismo funcione ante el tiempo porque simplemente debe hacerlo? ¿Se denominaría esto, acaso, supervivencia? ¿Nos reduciríamos, entonces, a sólo ser materia que vive destinada a transformaciones? ¡Que banalidad! Después de todo no es tan malo creer que vivimos tanto en un mundo tangible como en otro intangible. Tendríamos de las dos partes. Pero si comprobásemos que de estos dos mundos sólo es real aquel donde el cuerpo vive entre el tiempo hasta que algún organismo falle por mal funcionamiento o precoz degeneración... ¡Qué absurda sería la vida! La vida se reduciría entonces a un simple lapso de tiempo... aunque, según mis principios estoy redundando efímeramente, porque para mí vida y tiempo significan lo mismo. 
Sería este gran momento para expresar lo importante que es la fantasía... gracias a esto el hombre sobrevive sobre las verdades; aunque, yo no he dicho ningún verismo irrevocable.