jueves, 26 de mayo de 2011

Contraste

Llegó la hora de despreciar la poesía
Para que no se contente conmigo.
¡Qué manipuladora! 
Al menos no se anda con rodeos
Y me dice “hijueputa” en la cara.
Y la prosa me mira indiferente
Como si supiera que yo la amo
Igual que una mujer…
Y aunque nada tenga que ver
Tuve que aludir ambas
Para llamar tu atención. 

Lukas Guti
16 de mayo de 2010. 14:16.