jueves, 26 de mayo de 2011

Dante

Erase una vez la desilusión.
Se mofaba de serle útil a un enamorado,
O a un desenamorado... o lo que sea. 
Y de tanto mofarse se desilusionó a si misma.
Entonces llegó el amor queriendo complacerla;
Lo único que logró fue enaltecerla más... 
Y se convirtió en mujer. 


Lukas Guti. 2:34 am 14 de mayo de 2010