jueves, 26 de mayo de 2011

Ego

Un día la vanidad tocó mi rostro
Y diariamente nos encontrábamos
De frente en el espejo. 
Ella me complacía dejándome verla
Y yo la complacía a ella dejándola tocarme. 

Luego supe que me engañaba
Con el reflejo de aquello que yo veía
Con la máscara que usaba mi fealdad
La belleza que yo mismo me creía. 


Lukas Guti
16 de mayo de 2010. 14:35.