jueves, 26 de mayo de 2011

kljñlkdjfñiendf

Todos habían evolucionado alrededor,
Según lo que yo oía, o al menos eso argüían  
Cuando me veían, yo un ropavejero.
El mismo cuento por el que nos mintieron
Por allá cuando todo eran juguetes
Cuando sonreír era sólo eso.

Dejaron de fluir las tonterías existenciales
Con las que solíamos enamorar al prójimo
Y las musas se alejaron, errando,
Hasta caer en las ridículas garras
 De otro poeta iniciado.
Porque ya no lográbamos darle vida
A aquello que una vida simple les daba.

Fuimos culpables de cada desdicha
Excepto de la nuestra
Y egocéntricos hasta los huesos
Igual que las frases de amor
Y todas las otras formas del sexo
Incluyendo la poesía.

El hombre sólo logró aceptarse
Por hacer de lo feo y lo grotesco
Algo bonito y a veces inusual,
Y vivieron por sesenta años o más
Porque no lograban soportar más.



miércoles, 27 de octubre de 2010