jueves, 26 de mayo de 2011

La chispa Divina

Incluso antes de que el tiempo rigiera al universo existió la nada; ni oscuridad o silencio, ni los dualismos que un día acosaron a las propias divinidades que surgieron de tal vacío. 
Pues el vacío mismo se conformaba con vagar en infinitos mares de absoluta oscuridad, que no era oscuridad sino la aterradora forma que tomada todo en torno a lo que no había surgido aún. 
Sin embargo, la nada también se transformaba. Y de tanto vagar en espirales de absurdidad brotó una partícula de luz, rodeada de tinieblas y de la inmensidad que su propia existencia le mereció a las dimensiones del universo. Así nació la primera chispa divina. Algunos prefieren llamarlo dios. 


Lukas Guti. 
Lunes 19 de abril de 2010. 21:36.