jueves, 26 de mayo de 2011

La Pelusa

Erase una vez una pelusa
Atrapada en mi ombligo

No quería salir
Le daba miedo salir
Se negaba salir.

Le asustaban mis dedos
Tanto como a mi la luz.

Y se acurrucaba de miedo
Como yo del frío
Más jamás huyó despavorida
Porque como pelusa
Su lugar era en mi ombligo. 

Un día el agua encontró la pelusa
Y la obligó a salir
Pero esta luchó con fiereza
Porque temía morir. 

Al cabo la lucha desigual culminó 
Y a mi ombligo limpio mis dedos marcaron
Y La pelusa que no venció por tanto temor
De su viaje jamás nadie contó. 

La última vez que la vi 
Iba entre ríos de mugre.
Entre la mugre de todos
Y la zozobra entre pedazos. 

Supongo que la pelusa tuvo que partir para hacerse a sí misma
Así como yo, así como yo… 



Lukas guti