jueves, 26 de mayo de 2011

La Trocha

El cansancio llegaba como tolvaneras
Y  apenas lograban desahuciarme
De pensamientos irritables que rondaban
Cual fantasma reclamando desaires.

Los sueños engañosos me tentaban
Con imágenes bellas que fueron reales
Pero hoy no lograba distinguirlas
Entre el pasado y los recuerdos.

Y recordaba tanto que me amedrentaba
Pues temí ser el mismo por no olvidar
Pero olvidaba por aquellos instantes
En que el mundo vicioso me volvía tentar.

Fui yo tantas veces que logré hartarme
Y tan pocas veces me reflejé en otros
Que terminé siendo igual…

Decidí escapar de los sueños  y la vida
Y quizá por ello estaba tan exhausto
Es que caminar siempre a ojos abiertos
Me convirtió en un anémico irritable
El que veía del mundo las ilusiones
Y jamás las suyas propias.



Lukas Guti.
Martes, 23 de noviembre de 2010.