jueves, 26 de mayo de 2011

Los Tres Hermanos

Erase una vez el insomnio,
El café y los pensamientos. 
Les gustaba pasearse juntos
Entre círculos viciosos,
Y las carreteras sempiternas
Por las que siempre frecuentaban
Las cubrían muchas tumbas
Y viejos nombres olvidados. 

Se paseaban en las noches
Sobretodo con la luna
Pues fuera esta quien invocara
A los poetas, bardos o cantores
Aquellos que con sus mañas
Le oraban a sus nombres. 

Sea pues que entre las noches
El insomnio, el café y los pensamientos 
Se topaban con las ensoñaciones:
Con las musas, las dedicaciones
Y los sentimientos,
Incluso a cierto romeo
Que el amor había asesinado. 

También había un bar
Al que ciertamente acostumbraban
Allí estaban Shakespeare y Hamlet
Compartiendo varias copas
También Baudelaire rodeado por flores
Y un León de apellido Greiff
Que muy callado tocaba el violín.

Ya hacia el crepúsculo 
El insomnio ya no era insomnio
Sino cansancio y calaveras
El café se evaporaba
Y los pensamientos eran pantomimas. 

Lukas Guti.
20 de mayo de 2010. 0:17