jueves, 26 de mayo de 2011

Mi Prójimo

Comencé a ver todo de forma errónea
Como un rompecabezas mal armado
Mi propia vida desmoronándose
Aunque no era tan malo,
Una especie de ridícula retórica,
Plasmada en todo cuanto veía
En formas y colores monocromáticos,
Como si yo no fuera mi propia perspectiva.

Y vi entonces que el imparable mundo
Era un viejo de aspecto avaro y circular
de panza llena por vino azul
contento de girar y hacernos vomitar. 

Y al final para no sentirme mal
Con desidia yo mismo me decía
Que no todo era para mal
Que quizá era yo el único que triste
Se quejaba de no tener humildad. 

Y mi prójimo estuvo bien
Me lo tuve que creer…
Pues no fue tan simple entender
Que, asimismo, el mundo era triste
Pero yo apenas percibí mi tristura
Porque percibir la del mundo entero
Era sencillamente insoportable. 

Y Fuimos egoístas… 


Lukas Guti.
23 de mayo de 2010. 3:55 am