jueves, 26 de mayo de 2011

Pimpón

Creía que todo el mundo era vacío
Pero sólo porque en ellos vi todo
El vacío que yo mismo era… 

Y vi tantos rostros entumecidos
máscaras de porcelana Inexpresivas
Mi indiferencia inmortalizada
El amor que yo me negaba
Mi frialdad hecha encrucijada. 

Y fui también un muñeco de cuerda
Mis extremidades manipuladas por un niño
Que me lanzaba hacia corrientes filosóficas
Que llenaban mi cabeza de espuma y resortes
Y mi pecho de un corazón de plástico
Que palpitaba cuando me golpeabas
Porque al fin y al cabo era un muñeco
Y también ese niño que me manipulaba. 

Yo todo era reciclable
Pertenecí al mundo por 23 años
Y en todo ese tiempo transcurrido
Pertenecer nunca fue suficiente
Puesto que mi cerebro caducaría
Con mi fecha de nacimiento
Bajo una lápida sin custodia
Tan sólo por varios lamentos
Los de mi madre, los de mi hermana
Y quizá, por los de mi padre. 

Pese a ser un muñeco vacío
Mi ausencia ahora los entristecía
Será que mis risas falsas los distraían
Quizá por mi piel blanca me recordaban
O por estar sólo a su lado en el silencio
Para que no se sintieran solos
En este mundo que nos abrumaba… 

Entonces yo era tu muñeco vacío
y estaba allí para que me abrazases
cuando no soportaras de ti tus dualismos
aquellos que yo me guardaba
entre mi corazón de cuerda
y mi alma de juguete. 



Lukas Guti.
04 de junio del 2010. 1:00 am.