jueves, 26 de mayo de 2011

Poema IX (La fe de los Mártires, libro del autor)

Las Palabras quedan entre resquicios mancilladas,
Y por fugaces presentes olvidados entre rencillas y trivialidades...
Despacio; que las lágrimas escaldan las mejillas y añoranzas,
Grabada esta cicatriz y causada por tal verismo:
Perfidia pretendida velada por un morrión: fe resguardada,
Luctuosa lid entre mortales y campo manchado en sangre,
Ensueño encrudecido por el numen inexistente,
Dios zafio y acobardado, reflejo impotente de los hombres...
¡Mentira, mentira! ¿Oh, porqué jamás existió tal divinidad?
Eterno encomio silenciado por vanidad y miedo...
Cuento de un Ensueño Traicionado.
¡Lágrimas, lágrimas! Que las palabras ya no hacen falta,
Vacío inconsolable ¡Tristeza! Demencia mesurada para enaltecer a la cordura.
¿Y el motivo, y el amor?
Filosofías ofrecidas de la nada para morir con vago sentido,
Que falacias fueron des que por la grandeza del universo
El hombre se notó fruslero y demasiado humano.
¡Demasiado humano!
Jamás el dolor gritó con tal fuerza
¡Malditas paredes erigidas!


Lukas Guti