miércoles, 31 de agosto de 2011

“Ex-ilíada”


Ella me odiaba por  mis fotografías
Desconfiaba de mi voz y su rima
Me odiaba por mi vida entre líneas
Pero  cautelosamente las amaba
Excepto por ciertos poemas ajenos
En los que yo ya no la vanagloriaba
Y logré verla mascando su lengua
En cuanto usaba algún otro verso
Que con desinterés  le ofrecí un día  
Más hoy no eran de ella ni de nadie
Abandonadas allá en otro tiempo
En el que hoy aún ella se revolcaba
Y ya por pura inercia me glorificaba.


31 de agosto de 2011

martes, 30 de agosto de 2011

Vela


Te busqué entre varias fotografías opacas
Y avivé  varios recuerdos igual de borrosos
Temí malgastarme entre tantas ilusiones
Y olvidar el olor que tuyo en mi piel fuera.

Te busqué en manuscritos como a una idea
Siguiendo fantasmas que por ti no eran
Huyendo de líneas y ensoñaciones ajenas
Con retóricas y  líneas embelesando tu era.


Y es que en tu tiempo yo  anduve buscando
como un pasado que mantúvome en vela
mas despertara hoy sin una pizca de prueba
sediento por vivir otro paso más sin cautela.


Lukas Guti.
30 de agosto de 2011

domingo, 21 de agosto de 2011

Auto entrevista



1.       ¿Por qué la escritura?

No es algo que se decida como eligiendo ropa de una almacén. Un día una sencilla imagen lo llena a uno de recuerdos y eso es suficiente para comenzar a hacerlo, sin pronosticar el final que ni siquiera logramos culminar bien; Y es que siempre la última línea está llena de inconformidad propia. En mi caso, fue por la imagen de un viejo escribiendo con una pluma sobre un escritorio y una hoja. Me tomó tiempo entender que lo hice influenciado por el amor o la simple entrega que mi abuelo le tuvo a las letras toda su vida. Sin embargo, uno nunca termina por dilucidar lo que fue en verdad aquella inspiración; Supongo que uno se limita a creer en algo para compensar vacíos, después de todo comencé a los once años ignorando lo que hacía con el afán de llenar espacios en blanco. Y eso era suficiente. Todo cambia cuando uno sumerge la vida en ello cual mero  hábito, entonces escribir se convierte en una necesidad… Y nunca es suficiente.

  1. ¿Cómo definiría las influencias de sus escritos?
Demasiado egocéntrico aún para aceptar algún tipo de influencia directa. Aunque nada más directo que la propia vida. Si hablamos de influencias me contentaría con poner como ejemplo los libros que alguna vez leí con tanto anhelo, un buen hábito que no logré mantener no sé si por buena o mala fortuna; me atrevo a decir que lo hacía por mera vanidad para llenarme de cosas inusuales, pero uno no necesita leer algo para ver el mundo de forma diferente. Los que me hayan leído dirían que soy un existencialista (como casi toda mi generación) basado en Nietzsche o algún otro “pesimista”, pero lo único que he logrado leer de Nietzsche es la tan mentada frase “Demasiado humano”, pese haberme atrevido bautizar algunos de mis poemas con su nombre. Hace poco se me ocurrió una frase: “Ser humano es difícil. Sobre todo por el hambre que da en la mañana. No tuve que leerme a Nietzsche para comprenderlo...”

  1. ¿Cuento, poesía o prosa?
Me resulta complicado tener que limitarme a alguna de estas. Las he probado todas y me arriesgo a decir que el cuento es mucho más complejo. Muy poco espacio para maniobrar en contra de tantas posibilidades, a diferencia de la prosa con la cual uno tiene mayor libertad. La poesía, en cambio, según mi propia experiencia  es algo que se va puliendo con menor dificultad a medida que uno mismo descubre la forma de estructurar los poemas; porque nada más maravilloso que leer un poema (Con métrica o sin ella) y sentir el ritmo entre cada verso. Tengo la creencia de que uno puede lograr darle ritmo propio a los poemas sin necesidad de apegarse tanto a las meras bases que por educación o cultura nos esmeramos aprender… Pero lo dice alguien que no cree por completo en la Academia.


  1. ¿Cuáles han sido sus más grandes proyectos hasta ahora?

Con la prosa me aventuré a escribir literatura fantástica por varios años y me sentí bien haciéndolo hasta cierto punto.  Me motivaba el hecho de tener que inventar o hacer posibles lugares que sólo encontraría en este tipo de literatura, o incluso poder inventarse la propia mitología (Cliché). Y bueno, fue frustrante pulir tanto un proyecto y desgastarse físicamente para terminarlo en una historia incompleta que aún hoy deseo culminar, aunque no muy motivado. La primera parte yace guardada entre folders que es inevitable no atesorar y entre archivos electrónicos de mi PC;  Teniendo en cuenta que fue algo que comencé a escribir a los 17 años, después de haberme adentrado desde mucho antes a la idea de escribir “novelas”, y es que hubo otros intentos que prefiero no mencionar. Fue el trabajo con el que me encaminé a encontrar mis palabras y mi propio lenguaje, pese a haber sido un proyecto con el que me crucifiqué casi cuatro años y por el que logré cambiar mi modo de ver las letras, hoy no tengo nada de qué avergonzarme. Es digno de mí.

  1. ¿Planea algún otro proyecto?

Prefiero pensar que me agrada más el surgimiento espontáneo de tales mamotretos que sentarme a planear algo concreto. Después de todo siempre lo he hecho desde ese punto y es a lo que me dedico, a escribir.  Es diferente si me ofrecen algún tipo de propuesta con la cual deba desarrollar un tema con conocimiento previo, pero por ahora no tengo interés en definir proyectos personales. Ni yo podría escaparme de mis propias letras.

  1. ¿Qué le han dejado las letras?
Más allá del conocimiento adquirido o cualquier otro tipo de emoción frente a ello, y de los amigos y los  amoríos, lo que las letras me han otorgado hasta ahora  es una forma interesante de percibir el mundo. Aunque intentar darle valor a algo con lo cual se tiene que vivir no tanto por convicción es forzar el sentido de ello; no me arrepiento, pues,  de lo que las letras han hecho de mí, ni lo que yo he hecho con ellas.  Las letras me brindaron efímeras ensoñaciones y libertades.

  1. ¿Se considera a usted mismo un escritor o poeta?
A veces, cuando no estoy deprimido o abrumado por genialidades ajenas a la mía. El resto del tiempo lo soy. Supongo que lo que veo del mundo tiene que ver con ello.



Lukas Guti.
21 de Agosto de 2011. 

jueves, 18 de agosto de 2011

Quién.


Vi tantos iguales tropezando entre ellos
Marginados del sufrimiento bajo máscaras
Culpas que prefirieron cargar sin vergüenza
Para evitar sufrir ellos mismos por sus actos
Se daban el lujo de pensar por sus amados
Adueñándose de la vida ajena con mentiras
Y acaparados de muchos otros argumentos
Los mismos que los fueron condenando
Con el tiempo de testigo y cronometrado.

Formaron parte de un caudal de nómadas
Pues cayeron muchos por sus propias penas
Y es que no tanto por soportarse como iguales
Sino por ver grandiosos grupos de carroñeros
Destrozando cuerpos e inocentes ideales
El amor que apenas se mantenía puro
Desteñido con la sangre de estos carniceros.  

Ya por mala fortuna yo probé de esta carne
Y apenas puedo quitarme el sabor amargo
Buscando pretextos para no tentarme
Huyendo de tantos infames olores
Por tantos placeres que pude negarme
Tan sólo por uno logré despreciarte
Y aunque fui como ellos no pude negarte

Y supe quien era.




18 de agosto de 2011
Lukas Guti.

lunes, 15 de agosto de 2011

Concha


Recorrí varias cuadras por el mismo andén
Y entre cada cruce vi varios perros y perras
Follando unos con otros sin preocupación
Cual jauría insaciable tras la misma puta
Y cada especie culpable de lo que eran.
Miré mis pies y los vi medio descalzos
Entre pelos delgados que sobresalían
Y vi que también yo estaba excitado…


Lukas Guti.
15 de agosto de 2011-

Morbo Ajeno


Y fue nuestro deleite hacer sufrir tanto al círculo
El mismo en el que nos topamos un día
Y tan pequeño pese al milagro de encontrarnos
Mientras el resto del mundo yacía enterrado
 Entre otras sociedades dizque exclusivas
Mundos paralelos  envidiando al nuestro
Y acariciando las órbitas de nuestros egos...



Lukas Guti.
14 de Agosto de 2011.

sábado, 13 de agosto de 2011

She Said...



Vicious and... Delirium.

Walking alone.


Olvidé caminar en piezas desarticuladas
Y no encontré mis zapatos de hierro
Para mantenerme firme en el suelo;
Mi único error fue pararme sobre ti
Y destirpar tu espíritu en el camino
Pero no bastó con arrepentirme.


Lukas Guti.
Where are my shoes... ? I forgot how to walk in pieces.

Crucifixión


Soy delirio por sufrir por amor y por mujeres
Pero eso yo lo fui decidiendo por cortos años
Dizque para ir aprendiendo cosas y vivir en paz
Dizque para no dejarme llevar por ambiciones
Para evitar los reflejos de tantas pretensiones
Las que nos postraban de rodillas como santos;
Es que era más fácil fingir ser uno de tantos
Que creerlo enteramente por convicciones
Y por eso como hombres sufrimos deprimidos
Nadie fue feliz hasta enamorarse sin querer
Y todos nos enamoramos pero huíamos al amor
Porque en el fondo fueron antipáticos momentos
Que se fueron escapando entre resquicios
Resquicios de verdades atrapadas o idealizadas
Lo mismo que hoy nos acorralaba con recuerdos
Lo que tanto añorábamos encontrar en la vida
El camino incierto del amor y la paciencia
Aquello que nació para que estuvieran juntos
Igual que hombres y mujeres como una cruz
Incrustados por sus propias diferencias.



Lukas Guti.
13 de agosto de 2011

“I delirio You”


Hoy la música hizo fruncir mi rostro
Como si esperase lo que vendría a cántaros
Quizá no lágrimas pero al menos punzadas
Como cualquier línea untada de melancolía
Lo mismo que no quisimos ser en el pasado
El orgullo hecho pedazos pero en función
Como un escudo hendido por la guerra
Por los truenos que la vida nos lanzaba
O por el mismo drama que nos creamos
Siendo hijos de mamíferos con razón
De carne con sentimientos y conflictos
El alma hecha un pedestal ante creyentes
Y  cualquier cosa que nos librara del mundo
Hoy fuera tu ausencia lo que me despertara.


Lukas Guti.
13 de agosto de 2011.

domingo, 7 de agosto de 2011

Por un Encuentro

Un poema de amor por Angélica Páez y Lukas Guti. 


Entre la música y el polvo del pasado
y las letras que siempre fueron reales...
Desaparecieron cuando decidiste irte.
Y aunque volviste no fueron las mismas.

Porque marcharte era la única respuesta que tenías en mente
Sin importarte lo mucho que a mí me importabas
Nunca iba a acostumbrarme a tu ausencia
O al círculo vicioso que para mí eras.

Y es que escapar no era tan sencillo
Pues más sencillo fuera ilusionarme
Igual que antes cuando te soñaba.

Cuando tú eras todo lo que quería
Y sólo podías llamarte ideal.

Pues es que mis lágrimas una vez te crearon
En mis rostro y en mis manos empapadas
Cómo no hacerte un ideal… si con las lágrimas
Te hice un pedestal.

Donde día a día te daba por partes lo que sentía
No importaban las circunstancias, ni el tiempo
Para mí eres especial,  un sueño
Y cuando apareciste lo hiciste realidad.

Nos fugábamos entre líneas azarosas
Las mismas que nos tentaban diabólicamente
Comencé a temer por pasadas pretensiones
Las que me habían hecho llegar a ti.

Pero también temía perderte
Bastante difícil fue llegar a ti
Para simplemente dejarte ir
Por culpa del aire que nunca te arrastró hasta mí.

Y te perdí por los breves instantes
En que cerraba mis ojos ante los anhelos
Aunque en ocasiones te encontraba allí
Intocable pero real.

Y cuanto hubiese dado yo
Por haberte sentido miles de veces tras de mí
Con esa calma que me dabas para contarte sobre todo
Y aún así, tú me abrazabas desde tan cerca sin llegar a tocarme.

Jamás logré entenderme por lo que hacía
Pero tampoco lograba escaparme de tu sombra
Y estuviste allí todo el tiempo mirándome
Al igual yo.

Fue fácil mantenerte en mi foco visual
O es que tú eras todo y lo único que pude observar
Demasiado especial para no darme cuenta que estabas esperando por algo;
Y yo quise ser ese algo por el que esperabas tanto
Entonces me acerqué a ti
Con temor de perderte si llegaba a cometer algún error
Pero para mi suerte, tú fuiste el error que yo quise cometer

Varias veces tuve que escaparme entre callejuelas
Deseando dejar de verte entre cada recodo
Fue entonces cuando supe que siempre habías estado
Y que yo siempre te había buscado.

De nada sirvió huir de ti
Pues estuviste por doquier
Y sólo por capricho te habías metido en mi mente
Y por tentación yo no te dejaba salir de ella.

Como un juego interminable de sed
Por entender el final entre estepas de intriga
Como si no fuera suficiente sentir.

Yo te bebía a grandes sorbos
Simplemente porque me agradabas por completo
Y esa era mi manera de entenderte

Logramos envolvernos entre cada lejano suspiro
Pero tu cálido aliento siempre se perdía entre el frío…

Y las imágenes mentales de ti, conmigo
Me encadenaban terriblemente
A la distancia que nos separaba de momentos
Y entonces odiaba no tenerte tan cerca de mí
Porque era ese mismo frío en el que yo me perdía
El que me hacía extrañarte a cántaros
Y hacía que esa ausencia se marcara más en mí
Que en la realidad propia.

Por tantas imágenes en cadena enloquecimos
Y quisimos gritarlo al mundo cual enfermos
Empedernidos el uno por el otro
Tan despreocupadamente enamorados
Vertiendo sentimientos en vasos de ilusiones
Que al fin y al cabo retornaba como deseos.

Y es que no importaba darlo todo
Al final no teníamos nada ni temíamos de aquello
El otro era todo y como suficiente que parecía
Lucharíamos por mantenernos así

No existía final para tal historia
Tampoco las ganas de terminarlo
Pero había sido tan fácil creerte
que  por primera vez tuve miedo…



Lukas Guti y Angélica Páez
8 de junio de 2011 




La continuación de este encuentro se resume en este otro poema, también del mismo blog. 
http://eriados.blogspot.com/2011/07/la-estacion.html

viernes, 5 de agosto de 2011

La felicidad sí es material. Por una mujer, por dinero o por un logro. Todo lo demás es para justificarse y hacerlo menos vacío. Y no tiene que ser algo malo.

martes, 2 de agosto de 2011

La Estatua


Dormí varios siglos sobre una piedra en un camino
El polvo cubrió agonías, decepciones y sufrimientos
Corrompió  ideales que el viento fue arrastrando
Bajo los pies de otros caminantes que transitaron
Y que al pasar observaron tal efigie de vagancia
Postrada cual si fuera un símbolo al lado del camino
El ideal que solo se forjó por presunciones ajenas
Igual al valor que los vivos le daban a los muertos
En ataúdes inmortalizados por breve ceremonia
Y de caer al fondo de tal precipicio como condenado
Y empujado por las oraciones de sus allegados
Y por un cura sosteniendo un libro de solapa negra
El mismo que  nos bendijo al nacer sobre un altar
Un sacrificio por obligación a nuestras creencias
Lo que hoy nos postraba como vagos en la senda
O como estatuas empolvadas que dormían.

Pero desperté después de varios y largos siglos
Y vi cruzando algún motivo que me inspirase
Y poco importó saber de dónde habría surgido
Es que sólo por habernos cruzado en ese instante
Cualquier sacrificio obtenido fue innecesario
Es que existir a través de ello fue los que inspiró
Y el motivo, más joven que yo y  mis ideales
Fue aquello que me hizo un viejo.



Lukas Guti.
2 de agosto del 2011.