jueves, 27 de diciembre de 2012

Videotape - Radiohead Cover.

Una versión mal grabada, sin micrófono; Excusa perfecta para mi malísimo inglés, junto al acordeón de mi cuasi hermano, mi viejo sintetizador y esta postrera grabación culminada con afanes antes de su viaje hacia Bogotá. “Mephistopholis is just beneath, And he’s reaching up to grab me”.

viernes, 23 de noviembre de 2012

La Puta


Sea por fealdad o por belleza, el individuo vanidoso estará condenado una vida entera a padecer en relación a estas características. Es igual en la literatura; aún no me atrevo a afirmar si  recae de la misma forma sobre la música, pero tengo mis sospechas. Con los años siento que he empeorado en mi desempeño como escritor  por flojera o por abandonar el hábito entre períodos de tiempo, sin embargo, son pocos los que podrían siquiera notarlo; en tal caso, no funciona de la misma forma para la vanidad física, ya que la belleza o la fealdad no son del todo subjetivas, que me perdonen los tan considerados artistas.  Hoy me avergüenzo de escribir poemas y me rehúso a rayar un verso, y recurro a la prosa como excusa. En el mundo en que me haya tocado definirme como escritor descubrí un sinfín de banalidades sociales tan pretenciosas como cualquier otra del pasado, pero esto era una especie de revolución ridícula sobre las concepciones de la literatura moderna: el internet y las redes sociales.  Retorno a la idea de la música,  unos doscientos años atrás: De repente surgen estos genios educados por escuelas prestigiosas y nos dejan sus grandes sinfonías  que nos maravillan. Pero no todos lograron tocar un piano de cola no por ser genios, sino por costos. En la actualidad es mucho más sencillo interpretar a Mozart y mucho más difícil surgir con alguna genialidad, acaso influenciados por estos ídolos setenteros y los pocos que logren recordar o saber algo  doscientos  o trescientos años antes;  al igual que en la literatura, esta surge de meros retazos y vanidades. La literatura, al igual que la música, evolucionó de acuerdo al número de personas que lograron hacer algo con ello, al principio con algunos pocos privilegiados, luego todos empapando sus manos en ello. Hoy, con ingenuidad, se siguen creyendo privilegiados los que practican algún tipo de arte, no obstante, el arte fue incorruptible sólo por la ignorancia de las masas, hoy está a al alcance de todos y resurgido como modernidad, hoy el arte es una puta.

Lukas Guti.
23 de noviembre de 2012.

viernes, 26 de octubre de 2012

Nota al pie.



Cualquier sistema ideológico gubernamental está diseñado para contener sociedades: Esta   masa informe que amenaza desbordarse de los limbos.  Sin  importar su enfoque social liberal o conservador, están diseñados para aplacar y establecer. Sin embargo, algo tienen en común estas sociedades que por sus propias leyes se creen privilegiadas: Todas son consumistas, y esto no va más allá de pertenecer a una u otra ideología, o por el hecho de sobrevivir como seres que necesitan agotar de sus recursos. Las diferentes sociedades son consumistas a su regla y medida, puesto que todo se agota, así como también la existencia humana. En tal caso, las sociedades en relación con estas opresiones disimuladas o dictadoras.

Lukas Guti.
26 de octubre del 2012.

martes, 9 de octubre de 2012

El Beso



Nos besamos en medio de la noche, sobre la acera solitaria, bajo la penumbra de los árboles; El ruido  de los autos en la autopista desolada y la luz amarilla y difusa de los postes de luz.  Un beso corto, lleno de curiosidad por conocer al otro, que no significó nada… y todo. Pese a que por mucho anhelé ese momento jamás fue el beso lo más simbólico, sino las dificultades grandes, pequeñas y hasta ridículas que nos llevaron a eso, pues aún recuerdo lacónicamente que antes de hacerlo no lográbamos encontrar el lugar adecuado. Quizá mi timidez o los peatones ocasiones de los que desconfiara, mi preocupación por las sombras y por alejarnos de la turba… el viaje que ambos tuvimos que recorrer meses atrás en nuestras vidas para llegar a ese andén y a ese momento. Aún así, encontramos la forma, encontré tus labios…

Lukas Guti.
09 de octubre de 2012. 

martes, 2 de octubre de 2012

Qué soy?

Y no me dejas escribirte ¿Qué soy, pues, sin la razón por la que surgen estas líneas? Qué soy, pues... Un vagabundo, quizá. Soy un vagabundo...

Algún otro hábito

Por tanto amor que de mi sangrara nunca quise usar vendas, pero hoy temo desangrarme. ¿Acaso la vida nos enseña a no amar? No creo en los amores mesurados, son profanos, son obra del individuo amedrentado. Es otra forma de adornar las frivolidades.

Memoria.

Docenas de fotos envenenándome el corazón, bajo llave; recuerdos celosamente guardados a punto de explotar en mi pecho, y no sabes de mi delirio, ni de  mis gritos asfixiados por la razón y por la gente.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Conceptos II



¿Vivir por encima de conceptos? Aquello que define al individuo es una mera idea, el concepto de acuerdo a su aprendizaje o el conocimiento adquiridos a lo largo de sus vidas. No es coincidencia que la mayoría veamos el mundo de forma similar cuando hemos sido educados por los mismos medios en los que estamos sumidos, independientemente de si vivimos en la modernidad o en el pasado, o si existen comunidades con diferentes costumbres; Entre tales círculos se definen tales conceptos.  Aunque en el pasado, los conceptos fueran menos trascendentales y ligados al mero hecho de sobrevivir, la fe de un hombre podría reducirse a una insignificante herramienta; En la actualidad, cada concepto toma formas complejas por las diversas maneras de percibir el mundo, de acuerdo a la ciencia, la filosofía,  la religión o el escepticismo. ¿Me falta nombrar algún otro concepto? Por supuesto, pero no tiene caso nombrarlos.
En el pasado (Hablo del pasado como un espacio sin determinar en la historia de la humanidad cuando todo era más primitivo y el ego apenas tenía lugar, mas que la jerarquía misma del sobreviviente), sobrevivir era un concepto no tan amplio pero tampoco carecía de sentido. Vivías o morías, simple. Luchabas de acuerdo al conocimiento de los más experimentados, y entre tantas acciones el concepto de vivir se subyugaba o se encausaba a la piedra o al fuego que usaran. En la modernidad, el individuo ha sabido  trascender respecto a nuevos conocimientos, y ha ampliado aquello de sobrevivir bajo muchos otros conceptos, academias o gobiernos. Me atrevo a decir que la evolución del hombre lo ha dejado sin propósito. Hoy cualquier idea que nos llame la atención para definir eso que somos, cual concepto, nos basta para vivir algunos años convencidos de ello para luego reforzarlo con nuevas ideas. Qué banalidad…   se hace menos simple morir, de repente la vida adquiere un nuevo valor, un valor conceptual, al igual que la muerte. Presos de nuestra mentalidad. Eres la película que viste, eres el cazador, eres lo que viviste en tu infancia, eres un el hombre que cuida a los suyos de las bestias, eres el diagnóstico y las píldoras de tu doctor; eres  el asombro  que te causaba  la naturaleza, eres el hombre intentando escapar de este planeta en cohetes o transbordadores.

Lukas Guti.
27 de septiembre de 2012.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Ruina




Y ahora, refugiado en este lugar maravilloso
Como una rata de campo amedrentada por la luz,
Por la ciudad erigida a lo lejos sobre montañas
Y por la bulla que aún escucho en mi interior.
A veces, el sol calienta mi desolación y mis huesos;
No la ruina que cargo en mi pecho, ni mi alma.
Vendí mi fe a esta pieza de madera que toco
Pero apenas la música suaviza tanta desidia.
Me abandono a infantiles presunciones
Mientras me falla el objeto o la idea que poseo
Hoy es una guitarra, antes fue amor y letras;
Antes fue tu presencia, una canción deslumbrante,
Dios, el bien y el mal, el deseo, la voluntad ¡El motivo!
Y el mundo que te desviara de mi camino.
Veo tanta niebla y costumbres, los rediles sociales;
Juzgado por no comportarme. ¿Comportarse?
Regímenes dictando buenas conductas: “No deprimirse”,
Madurar, trabajar, madurar, estudiar, crecer… madurar.
Tan absurdo como una sociedad enseñando a creer,
Enseñando a vivir bajo estándares e ideales,
 Limitados a lo que alguien más les pudiera enseñar,
Que si no es pagado, no es trabajo… que no lo vale.
¿Fue tan malo dejar que la vida nos embistiera?
Es que no querías sufrir en el futuro, es que te criaron;
Te crearon… te mimaron, te crearon, te marcaron.
Arruiné la línea recta de tu  camino  y viste mis senderos;
Que no le temía a la muerte sino al dolor antes de morir.
Hoy todos quieren matarse y por ello hacen silencio,
Cualquier motivo es suficiente, pero no lo son las razones…


Lukas Guti.
23 de septiembre de 2012.


 



martes, 11 de septiembre de 2012

"Conceptos"





He pasado mi vida atormentado por el valor que el hombre le da al sentido para vivir. Hace tiempo llegué a una encrucijada que hizo de mi sentido un mero capricho, igual que el de cada hombre nacido en esta tierra. Hoy lo volvía a vivir, pues por buscarle un sentido a cualquier razón o concepto que me mantuviera vivo al final siempre llegaba al mismo callejón. Vivir lo suficientemente motivado con algo hasta que ello deje de tener fuerza sobre nuestra voluntad, es el tipo de autoflagelación que la humanidad determinó como fe. Incluso el dolor es fe. A veces dudo si el individuo que se deja abrumar por el mundo vive acongojado intentando decidir su muerte o si, por el contrario, aguarda a ese su dolor para continuar vivo de alguna forma. Y tan natural este afán por permanecer vivo, sin importar cuánto daño te hagas a ti mismo. El hombre necesita de su auto aniquilación para sobrevivir. Siempre fuimos mártires de nuestras concepciones y de nuestra existencia, somos casi algo contraproducente en el universo. Surgimos en contra de todas las probabilidades y Dios fue nuestra mejor respuesta. Dios es un concepto tan pretencioso y tan humano, que sólo pudo haber sido creado por la propia falta de fe del hombre, a su imagen y semejanza.
En mi vida, cada vez que intento buscar a dios es por mi gran falta de fe, es lógico. ¿Y quién es más fuerte? ¿Un hombre con fe o un hombre sin fe? Dios es la respuesta más fácil a las debilidades del hombre. Fui humano en cuanto te buscara, y por ello me siento desgraciado. Recurrir a dios es la reacción más desesperada del individuo para darle sentido a aquello que lo abruma. Dios es una emoción tan bien elaborada como lo es el amor en los últimos siglos. Las únicas retribuciones que el hombre adquiere a través de los años no son gracias a la inmaculada obra de dios, sino gracias a los actos de cada hombre entre esos círculos sociales que denominan como mundo. Lo sé porque soy un desgraciado, por la manera en que viví mi vida;  mi retribución es lo que jamás hice, lo que hice tarde o lo me arrepentí de hacer.


Lukas Guti.
11 de septiembre de 2012.

lunes, 27 de agosto de 2012

"14 de Marzo"


Hoy todo reposa en cajas de cartón. Los recuerdos bajo polvaredas provenientes de las calles, y el ruido tan molesto de los autos que pude tolerar mientras dormía en el sofá por más de un año. Todavía tu sombra no se borrara de la superficie por más que pasara la escoba o los trapos remojados en lágrimas. Justo surgiera un papel el día antes de marcharme y leía tus letras  casi como una sentencia,  cada línea cortaba mi corazón como navajas, pero no era mi sangre la que brotara sino la tuya, mis cicatrices.  14 de marzo, decía. ¿Qué voy a hacer con otro recuerdo como este? ¿Qué voy a hacer con estas ruinas que dejaste? Caminar entre escombros no me evitaba tropiezos…

27 de agosto de 2012.

martes, 14 de agosto de 2012

Escribir


Cuando comencé en esto sentí estar  sumido en algún tipo de mundo mágico, tan inocente como yo mismo lo fui respecto a las letras en aquella época. Escribir por el sólo deseo de hacerlo como dejando que el lápiz recorriese casi con autonomía el papel, ligado  apenas  ante el capricho de la imaginación y la única motivación de encontrar el final de tantas páginas sin corregir. Comprendí luego que este mundo de letras está basado en manipulaciones sutiles o elegantes, creadas con el fin de moldear lo vulgar y convertirlo en arte. ¿La vanidad es arte? ¿Es el arte vanidad?
 Hablo de mi propia vanidad en cuanto a las letras, puesto que por descuido yo mismo hube de despreocuparme por tales  mamotretos. Descubriera yo tan infantiles errores y hasta con humildad me avergoncé de mi desfachatez, porque la bella intensión del texto estuvo siempre supeditada al reparo de su propia estructura, mas no de su belleza.
Entonces descuidé mi apariencia y con ello mis letras. Cometí errores gramaticales obvios, y dejó de importarme una que otra coma. Sin embargo, precisamente por mi oficio dejé rastros de esa mi vanidad, pues quien leyera mis textos sabría pues de mi supuesto nivel cultural, mis letras como alarde de conocimiento, mis líneas como mi creación, mi ego… o algún otro artilugio para enamorar masas y amores platónicos, como los poetas, como los artistas.
Si bien, mi camino por esta senda tan desigual apenas vislumbra amaneceres, logro entrever a lo lejos mayores obstáculos, como la madurez. Sí, como oficio, escribir es de toda la vida, y los cambios que uno mismo va notando de acuerdo a esa madurez literaria también suelen ser etapas detestables y  sumamente pretenciosas, y en su mayoría aquellos que logran esa pizca de humildad lo hacen casi al final de su camino escribiendo de viejos. Ya sea, pues, como poeta o escritor, me abstengo de definir la poesía entre adjetivos, que de la poética su definición es tan variable como cada etapa del individuo a la que está ligado.
Lukas Guti.
14 de agosto de 2012.

lunes, 13 de agosto de 2012

Agosto 9 del 2012.


Me vi en el interior de un auto gris, escapando de mí mismo y de la fría ciudad enclavada sobre montañas. Mi felicidad una errónea percepción de la mujer que persiguiera desde entonces, mi infelicidad una historia que comenzara a delinearse entre las carreteras, pero jamás le diera importancia a la posibilidad de finales devastadores cuando las ilusiones eran las máscaras que me cegaran.
Nunca un viaje tan corto se hizo tan largo. La ansiosa idea de poseer un amor y en mi pecho el corazón atropellando los interminables kilómetros que nos separaban. Viví ese corto tiempo en eternidades mentales  y ensoñaciones.
Quizá, entonces, el viaje fue demasiado corto para comprender el hecho de que sólo huía del hombrecillo enclaustrado entre paredes; de la música, la  tinta y los idealismos. El hombrecillo hecho pedazos por sus incapacidades sociales y sus lágrimas remarcadas en las largas noches en que se cuestionara, creyéndose casi especial por ello, pero tan abrumadoramente igual al mundo que aborrecía y que tanto se negara enfrentar. El hombre que buscara cada día un motivo para suicidarse sin tener éxito, al final encontrara un motivo no menos sencillo para vivir: amor. Sí, no era un hombre difícil de complacer.
Su gran dilema fuera la ingenuidad por la que desconociera el mundo, pues él no estaba acostumbrado a vivir como el resto de personas. Él había dedicado casi toda su vida a soñar hasta el punto creerse él mismo tales experiencias. Él era su propia utopía y los sucesos del mundo real le causaban desidia y desesperación, pues decía que el hecho de vivir no garantizaba esa línea inamovible por la que  todos debían hacer sus pasos. “¡Están todos equivocados!” Gritara para sí. Porque gritarlo en las calles sonaría a locura, excepto la vez que lo hizo estando ebrio a media calle y varias personas se burlaron. El hombrecillo argüía que si la humanidad entera se basaba en las experiencias de otros siempre terminarían crucificados. Sin embargo, cuando se enamoró nadie pudo advertirle…
La pereza que lo acogía en los últimos años por realizar actividades productivas lo convirtieron en el hombre que tanto temió. Un hombre de ideales implantados. Un hombre educado por la sociedad. Un hombre normal de los muchos que no contribuían. Debía ser ateo o con ciertas diferencias ante las religiones para mantener su cuadriculada dignidad, pero se desmoronaba cuando veía tantos como él. Tampoco arreglaba el asunto el hecho de que se volviera creyente, aunque estuvo muy cerca de dios cuando tomaba de la mano a su enamorada, no bastó esto para crucificarse a sí mismo, pese a entrar a la Iglesia por simple admiración; por instantes quiso rogar al cielo para que tal cosa jamás terminase… “Es que la vida juega con los hombres”, decía, he aquí su temor hacia la infelicidad. Cuando lo abandonaron decidió odiar incluso el amor en el que creyera, y creó a dios, ¡Sí, lo creó! Para vaciarse en Él de la misma forma en que se vaciaba en las mujeres que ya no amaba.
Lukas Guti.

jueves, 19 de julio de 2012

Traumas


Aprovechando los traumas acumulados con los años para escribir, como la cosa obsesiva de escuchar por meses los coros de canciones hasta el cansancio, y toparse con alguna otra canción olvidada para hacer exactamente lo mismo. Qué hermoso.  Aunque esto no me hiciere más humano, sí más inútil; Igual que un hombre que gritara toda su vida en lontananza, y de respuestas los ecos y más tarde el silencio del universo. Tampoco esto lo hiciera más humano, ni más inútil. Tan sólo otro hombre en el mundo. ¡Qué silencio! Si acaso oigo ruidos es por el daño auditivo que poseo gracias a las incontables horas de música martillándome el cerebro y los pensamientos, entre escenarios creados por las emociones. ¿Qué es eso? ¿Modernidad? La modernidad es la falta de fe del hombre.

Lukas Guti.
19 de julio de 2012.

martes, 17 de julio de 2012

Last Note


Fuimos entelequia, hasta volvernos ideal
y el amor que alguna vez nos profesamos
Fuimos mejor que el bien y que el mal
sin embargo, terminamos separados...

viernes, 13 de julio de 2012

Relatos


Soy el mismo que tú no ves. Dejé mis estudios y me importa poco mi vida. Me importa poco triunfar o el mundo donde vivo. Siento que tuve oportunidades para cambiar mi vida y nos las aproveché, o  no tuve la suficiente madurez para mantenerlo. No quiero vivir la vida de todos, no quiero hacer nada.
Siempre he vivido mis propios sueños y la forma en que veo la vida es otro resultado... de lo que hicieron de mí. Soy mi propia incapacidad de hacer cosas por mí. Nunca he hecho  nada por mí y nunca lo haré;  Una lástima que por las personas que quise hacer algo con esa convicción que tuve para mover montañas no lo hayan valorado.
Necesité a alguien porque me abrumaba el mundo, me abruma salir solo y me abruma la masa de gente en los andenes sobre mí o en el metro. Me abruma cada cosa hecha por el hombre.
Y aunque esto  fuera soportable  con la persona que yo amara teniéndola a mi lado, esto sólo fue una ilusión antes de que me abandonaran. Soy el mismo que tú no ves. 

sábado, 30 de junio de 2012

"Cover"



Veo tumbas en cada rincón del apartamento
Cruces hechas de tenedores sobre la mesa
Vestigios de espectros que inventara,
Fantasmas haciendo el amor en suelo,
Sobre la mesa y las cruces, enterrándose,
Crucificándose en la cama y en la ducha.
Yacen mis polvos secos en las paredes,
Y en tu piel, en tu boca, en mi boca;
Fantasmas que me abrazan por la espalda
Mientras lavo los platos del día anterior,
y las canciones acariciando el silencio.
También afuera yacieran estas ruinas
Reconstruidas por otros peones;
Recogiendo con palas el polvo y los recuerdos
De esquina en esquina el mismo fantasma
Tomando mi mano para cruzar las calles
Yo un peatón cubierto con aladares
Ocultando mi rostro por las memorias.





Lukas Guti.
30 de junio de 2012

sábado, 26 de mayo de 2012

Diálogos con una madre.




-      -  ¿Por qué siempre usa a dios como una excusa cuando no sabe qué decir?
-     -  Es un bien que puedo hacer, sólo él me escucha y por eso acudo a él.
-      - ¿Por esa razón siempre está sola, no? ¿Por eso prefiere hacer silencio y prefiere hablar con dios que con nosotros? ¿Prefiere hacerse la boba no? ¿Y nosotros qué? ¿dios la aleja de nosotros?
-       -No, pero me siento tranquila. En paz,  para mí es suficiente.
-       -¿Y nosotros qué? ¿Cuando nosotros necesitamos hablar entonces qué? ¿dios la aleja de nosotros? ¡Nos deja a un lado!
-       -Le ofrezco lo mejor que tengo, es su problema si lo acepta o no.
-       -Yo lo recibo con gusto, pero no me lance a dios en la cara cuando no sepa qué hacer o decir. ¿Ok?
-       -No lo haré, ya estoy muy vieja.
-       -No vale la pena luchar.
-       -Sí, aunque no lo crea.
-       -No tengo nada qué perder.
-       -Su vida es suficiente.
-       -Mi vida no es suficiente. Necesitamos de un motivo. Usted nos tiene a nosotros y por eso lucha. ¡Yo no tengo nada! Creí tenerla a ella.
-       -Aprenda a perdonar y así tendrá muchas respuestas.
-       -Es obvio, lo digo por lo que vi. La forma en cómo se alejó, la forma en cómo me negaba un miserable beso en la mejilla.
-       -No le de tantas vueltas al asunto y viva, más bien.
-       -Genial vivir haciéndose el “güevón”. Qué vida tan enfermiza.
-       -Se aprende a aceptar todo lo que venga y luego nada duele.
-       -¿Quién quiere eso? Eso se llama resignarse.
-       -Bien, no voy a decir más.
-       -Okay. Si yo me muero ¿Usted lo acepta y sigue?
-       -Hijo…
-       -¡Contésteme! Si me hermana se muere ¿Usted sigue?
-       -¿Y si yo me muero? ¿Qué hacen ustedes? Nada, llorar y seguir viviendo.
-       -No todos soportan igual las cosas.
-       -Se soporta eso y más. Hay gente que ha soportado más muertes…
-       -Porque tienen un motivo por el cual quedarse.  Quizá  hijos. Suficiente motivo…
-       -Es dios quien le enseña a aceptar eso.
-       -¿Y dónde carajos está dios?
-       -Búsquelo, llámelo. Estoy segura que lo va a escuchar. Acéptelo en su vida.
-       -Nunca lo he sentido cuando estuve llorando, solo y desesperado. Entiendo. ¿También hay que llamarlo? ¿Y si no lo llamo no viene? Qué humano me suena eso… Yo no tengo fe en eso, no intente convencerme, por favor. No meta más a dios en nuestras conversaciones.
-       -No es por intentar convencerlo. Conmigo ha estado toda la vida.
-       -Usted acudió a dios en cuanto le hablé sobre los hijos. ¿ahora entiende?
-       -Ajá.
-       -Siempre es igual, cuando la acorralo usted habla de dios.
-       -No me ofende, si eso cree.
-       -No la estoy ofendiendo.
-       -Todo esto que usted hace es parte de su limpieza, y lo acepto.
-       -Estoy siendo racional. Yo quería luchar por un motivo que creía real. Acudir a dios es como no saber qué hacer, como estar vencido.  Por eso el mundo está en la mierda, por las creencias.
-       -Es no querer aceptar su verdadera realidad, y la única válida.
-       -¿Cuál es la única realidad? ¿Dios?
-       -Sí.
-       -Eso se llama fe… entiéndalo.
-       -Si es fe en su vida, entonces le falta mucha, hijo.
-       -¿Por qué cree que he llorado toda mi vida? ¿Por nenas? He llorado por mi falta de fe. La humanidad entera lo hace.
-       -Pero llora por la falta de fe material, y no espiritual. La espiritual es la más importante.
-       -El amor no es fe material. Yo necesito amor. Incluso las religiones se basan en ello.
-       Está mendigando amor.
-       -¿Usted no le ha mendigado fe a dios?
-       -La fe nos da amor y más, sin tener a alguien tratando de darnos afecto.     
          -  Usted  me está diciendo que la fe es aceptar vivir solo y aceptar que al final siempre lo vamos a estar. ----Entonces el amor es igual que dios.
-       -La fe es amor verdadero, no material.
-       -Somos humanos, no es malo apegarse ¡Somos materia! Apegarse a algo espiritual es lo mismo. Usted está apegada a dios y yo a una mujer.
-       -¡Imagínese! Pero a usted le hacen mucho daño, a mí no.
-       -El amante perfecto… dios, ¿no? Sentir es lindo. Prefiero estar enamorado a vivir mi vida haciéndome el “guevón”. La gente cree en dios sólo porque creer en las personas les resulta decepcionante.
-       -Hijo, también me puedo enamorar de dios y es algo muy lindo.
-       -No puedo creer que haya escuchado eso de usted.
-       -Ustedes no saben nada de mí por su ego, sólo piensan en su dolor. Y ya ve, aquí estoy.
-       -Entonces hábleme de usted, y no huya con dios.
-       -No importa, no soy yo la que lo necesita ahora. Es usted el que tiene sed… te amo.


Lukas Guti.
26 de mayo de 2012. 

jueves, 24 de mayo de 2012

Amor y Duelo; De un suicida.






Esto es una carta suicida ¿En verdad se le pude llamar así a este tipo de cosas? Tanto drama es innecesario. Posiblemente busco con tan embarazosa pretensión desenfundar los motivos de una muerte preconcebida, y existen tantas formas de hacerlo y todas tan poco sublimes. ¿Acaso qué muerte es sublime? En realidad es sublime sólo la forma en cómo las personas se empeñan en hacer de la muerte un espectáculo fúnebre o religioso. Es difícil no ver algo como esto cual creación literaria, tan sincera como falsa; No se preocupen, no les voy a hablar de sexo en el mismo ensayo para que no se alteren.
Pensar en el suicidio es egoísta cuando recordamos a  las personas que nos rodean, y no encuentro formas para justificarme ante ello, sin embargo, si el individuo busca justificaciones para vivir, por qué no buscarlas para morir.
Me atrevo a comparar la vida con el amor que un individuo le adjudica a algo o a alguien, el sentido.  El individuo lucha y cree en ello, en la vida, la vive y teme morir porque teme perder la vida; igual que en el amor, [1]La Entelequia. Al final el individuo muere por algo que lo motivó o desmotivó.
La idea del suicidio no surge de manera instantánea. Es una idea que se cultiva a medida que pasan los años. Una decisión que se va construyendo  en conjunto con las experiencias y decepciones, sea cual sea. El hombre necesita de su aniquilación para simplificar el sentido del que desea pender, los ideales insoportables que lo crucifican, y la necesidad de buscar su propio camino.
Confieso que nunca he intentado hacerme daño a mí mismo. Le tengo pavor a tales actos, y precisamente por este motivo  siempre he considerado que lo haría con mayor seguridad, suicidarme, sí, no debe sonar tan dramático ¿No? Como el sexo ¿No?  “Me he visto al borde de un abismo con mis manos empapadas en sudor frío saltando hasta el fondo con decisión” ¿Y quién no?  Somos “volublemente idénticos” porque la repercusión del ser en el otro determina la propia visión del mundo, por tanto iguales.
Es complicado, asimismo,  juzgar a una persona que “intenta” suicidarse o que falle en el intento, o bien que sólo se haga daño a sí mismo y descubra que esto es mayormente liberador, pero efímero como orgásmico, por tanto un círculo vicioso que evoluciona en el daño propio;  Es complicado dilucidar la magnitud de [2]Esplín que acoge al ser en esos momentos de abandono, la soledad no por estar solo, sino por el abatimiento que encausa el peso del universo entero sobre una existencia. El peso de existir dentro de limitaciones y sub-limitaciones creadas por nuestras sociedades a partir de esa necesidad de liberación.  ¿Entonces por qué el suicidio no es algo digno como la propia decisión de vivir?
 Por la única razón por la que el individuo vive es semejante a la de un reloj de cuerda que camina hasta cierto punto en el tiempo. No por inercia sino por función. Nuestra limitación es nuestro propio cuerpo, pues al cabo deja de funcionar por agotamiento físico y natural.
Cuando el individuo comienza a cuestionarse, también comienza a considerar  el suicidio como una opción. Lo que detiene al hombre reflexionar  ante ello es que este es un camino ensombrecido por la incertidumbre, desconocido al final, el raciocinio; Es lógico, pues el hombre es terrenal y de alguna manera se siente seguro en esta tierra. Entonces el hombre vive por inevitable continuidad. El presente es su continuidad, todo lo demás  son percepciones para situarse en un punto del camino recorrido, alguna otra manera de darle sentido a tal continuidad. Ahora bien, la forma en que el individuo supera esta idea es “intentando” no pensar en ello, igual que los suicidios fallidos, esto es la distracción. Y surge  el sentido tan necesitado, el ideal desde una yaga,  el significado a postrer para seguir con la continuidad. Y bien, que como digo, el individuo sólo busca motivos para vivir, o para morir.
Si bien, el suicidio es por  causa emocional, sin importar el motivo, esto amerita justificación. Comparemos de nuevo al amor, que si el amor no fuera emocional no existiría la pasión en ello. ¿Qué sucedería, pues, con el sentido? El amor racional no existe, tampoco el suicidio racional. No sean suicidas, suicídense. He ahí la entelequia.


Lukas Guti.
Jueves 24 de mayo de 2012.



[1] En la filosofía de Aristóteles, fin u objetivo de una actividad que la completa y la perfecciona.
[2] El esplín es propiamente un estado duradero de melancolía o hipocondría, que produce tedio de todo. El tedio, el hastío y el aburrimiento pueden ser pasajeros y circunstanciales, mientras que el esplín se lleva dentro, como una disposición de ánimo motivada por causas físicas o morales.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Duelirio


Muñeca pelirroja  sin alma que parpadea
Duelirio inerte que respira sin corazón
Pedazo de alguien que te abandonara
Vestigio de lo que quisimos del otro
Homenaje a esa frialdad infranqueable
Cual señuelo que rondaras y callejuelas
Y mis mañas impotentes que gritara
Resonantes,  disonantes por tal vacío
El silencio el grito tan hilarante tuyo  
Mis cortadas en el pecho por tu pecho
Un corazón negro lacerando cual escudo
La muñeca  un cartucho de mis pesares
¡La muñeca que antes se entregara!
Un recipiente sellando tantos recuerdos
Muñeca empolvada  y rellena con sangre
Muñeca humana e inhumana… ¡Mi muñeca!
Muñeca rellena de veneno, y en mis venas.


Lukas Guti.
16 de mayo de 2012.

sábado, 28 de abril de 2012

"Una llamada". Último fragmento.


(…) ..Estamos supeditados a lo que sentimos y a lo que refleje  el otro, por esto mismo nos juzgamos entre sí; Si no nos criaran en un ambiente capitalista veríamos estas situaciones adversas como algo superficial. El error que cometemos es siempre esperar algo del otro… así son los capitalistas. "Yo sé que odias mi lógica. Es mutuo. Yo odio tu imaginación", Dice ella.
Si lográramos tener un poco más de humildad nos conformaríamos con pequeñeces. ¿No fue así como comenzamos? Era tan sencillo como hablarnos el uno al otro sin esperar nada. Sencillamente estabas o no estabas. Nos extrañábamos pero era soportable. Sabíamos que nos importábamos pero no nos atrevíamos cruzar esa línea; estoy casi seguro que el amor se lo inventó alguien de pensamiento capitalista, y no es irónico ver cómo entre los mismos cimientos bíblicos existen cosas como “Dar para recibir”. Una lástima estar envuelto entre toda esta basura sistemática que por milenios ha controlado a las masas.
 “De pronto creí, desde mis más profundas convicciones que debía amarte para poseerte y hacerte mía, me inventé el amor para que fuera una buena excusa y luego lo poeticé inescrupulosamente; así  es como me adueñé de ti. Luego me inventé una gran historia basada en el sacrificio sobre un hombre que murió crucificado, pero precisamente por amor tuvo derecho a reclamarse ante el mundo”. No es extraño que casi todas las religiones se basen en el amor. Ahora que lo comprendo estoy más seguro de amarte a mi forma.
“I don’t know why I’m standing here, but I wanna be around you”. Concluyo que fue mi sinceridad la que terminó por asombrarte, y no precisamente el amor que te tuve en el momento. Eso lo fuiste  descubriendo luego. Admito que usé mi inteligencia para enamorarte, pero no es como si uno planeara con antelación sobre hojas o cuadernos. La mejor parte fue que nunca pretendimos nada el uno con el otro, dejamos que las palabras cayeran y nos empaparan; entonces nuestro amor sí fue espontáneo. Surgió de la nada igual que el universo, o incluso a partir de la propia incredulidad de ambos.
21:49. Recuerdo cuando hacíamos el amor despreocupadamente y sin presiones. Nos amamos sin pretensiones  ni consecuencias. Nos resultaba tan fácil amarnos que fue suficiente confiar en el mero juicio del otro y no en condones u otro tipo de anticonceptivo. Extraño lo seguros que estábamos de nosotros mismos y la confianza que nos dimos. Hoy  hacer el amor se reduce a si tenemos condones o no… por ende, se reduce a tener sexo. Es triste ver que por presiones externas se nos haya ido la seguridad que alguna vez tuvimos de hacer las cosas, algo así como una llaga de la modernidad absurda… aprendimos a tener miedo. Comienzo a entender por qué el sexo se convierte en algo tan superficial (…)


Lukas Guti.  


Último fragmento para exponer los temas de esta historia.

viernes, 27 de abril de 2012

"Una llamada"; Fragmento III.


...Y bien, que con El Opio en la Nubes en mis manos, caminé a paso ligero hacia la estación. En todo el camino pensé en que leer este tipo de literatura me resultaba un poco vulgar, pero sólo porque un montón de universitarios que se adjudicaban el hábito de la lectura leyeron tales cosas. El cliché de leer. Pensé que debía leer este libro después de mucho tiempo de haber renunciado a mi propio hábito de devorar  cuanto libro se interpusiese en mi camino, por la infantil y no menos cara idea de afinar mi inteligencia, mas no por otras mamertas presunciones;  pensé en dejarme llevar por tales páginas para entender por qué la gente que decía leer se empeñaba ufanarse por los libros que leyeron, descubrí, pues, que la razón por la que los leyeron fue porque fueron libros simples y vulgares, ventas preconcebidas.
Aunque, mis páginas son igual de vulgares, jamás dije que fuera algo malo. Sin embargo, es lo que somos: “intelectuales”.
Casi con vergüenza llevé este libro entre mis manos, y cubrí su solapa cuánto pude de la gente. No era el libro en sí, sino su desgraciado título. Mierda, que me vean de “intelectual” con la Ilíada, no con esta mierda elaborada, pensé con prepotencia.
El único libro que me cautivara por su lenguaje, La Ilíada,  entre otros pocos que no se daban a la tarea de amansar la muchedumbre, sino de transmitir algo que muy pocos apreciarían.
Llegué a casa cansado y puse el libro sobre una mesita que había en la sala de estar. Allí reposó por varios días separado entre las primeras treinta páginas que leí.
Fue muy curioso ver a mi primo leer el libro por casi dos  días seguidos en que lo llevó hasta la mitad, teniendo en cuenta que había sido una persona perezosa para la lectura y que nunca había tomado un libro por sus propios medios, hasta ahora. Que me entiendan ahora, los “intelectuales”...


Lukas Guti.

"Una llamada"; Fragmento II, nuevo proyecto.


…Me arriesgo decir que esta brecha por la que están sujetas las generaciones es nada más el  yugo al que se niegan soltar.  La supuesta mentalidad abierta acerca de la sexualidad es un cambio forzado hacia métodos que muy pocos se inclinan a usar. Ojalá no me trague varios moscos al abrir mi boca y decir que la responsabilidad sexual está sujeta no sólo a la experiencia ni a las veces que tengamos este tipo de charlas, sino a la  forma en cómo vemos la vida; para mí los embarazos no deseados son el producto de las opresiones sociales y  la falta de exploración sexual.
 A los 55 años, él era un hombre obsesionado con el sexo, de su boca siempre surgían frases tales como “el sexo es algo maravilloso”, enalteciéndolo de formas espirituales y pretendiendo, en algunas de nuestras conversaciones, que no tuviera relaciones con su hija y que redujera todo a una amistad. Recuerdo muy bien que se forzaba asimismo porque de su boca brotaran palabras como penetración o eyaculación. Frases que yo mismo le ayudaba terminar. Me resultó cómico que me preguntara cada vez que si yo controlaba mis eyaculaciones, cuando para mí era más placentero no eyacular y oír a mi nena quejarse de placer; cansado pero satisfecho, al menos por mi parte. Y es que, eyacular también era importante. Que si bien una mujer que te ame se va a tragar todo tu semen o empaparse con él. Incluso las que no te aman, innegable demostración.
 “No señor, yo no me vengo adentro, lo saco de vez en cuando y limpio los residuos seminíferos en sus propias piernas, luego se lo vuelvo a meter, a veces lo saco para que me lo chupe, a veces lo saco para chupársela a ella y meterle los dedos, le muerdo el clítoris y lo succiono,  le paso toda mi legua y me mojo los labios y el mentón de sus jugos, la poso sobre mi y la penetro con mi lengua, caminamos juntos por toda la cama, sudamos las sábanas y las almohadas, halamos nuestros cabellos y apretamos nuestras manos entre sí, la clavo hasta el fondo, la clavo en la cama, mi cruz y mi duelo, mi perdición, me rasga la espalda y los lunares,   la hago sentirse amada por miedo a que no me ame, me entrego así como ella me abre sus piernas; la volteo y la penetro lo más profundo, la pongo en cuatro, nos amamos, nos susurramos cosas el uno al otro, eso que seguramente dicen todas cuando uno se los mete… Y qué, al menos tuve el gusto de oírlo,  a ella le gusta y, cuando quiero eyacular, lo hago en su estómago o en su boca, y a ella le gusta”.
 Señor, yo también leí los libros de sexualidad donde enaltecen al sexo y todas esas cosas que la gente como usted lee para educarse, más que por educarse para ellos mismos practicarlo, desgraciados los faltos de imaginación, como usted, que se educó tarde.  Sin embargo, tener sexo es fácil… amar y tener sexo es lo difícil, pero usted esto no lo habría entendido. Lo siento, me cojo a su hija.  
Era tan caro planificar en esta sociedad tan corrompida por los porcentajes. Planifiquemos hoy, compramos 3 condones a 7 mil pesos. Y si lo vamos a hacer toda la semana nos jodimos, para que no todo sea sexo ¿no? Y si me dieron ganas de penetrarte me aguanto las ganas o te penetro. Más bien te penetro, está bien, consigamos otros 15 mil para una Post day por si acasoY si no los tenemos, mierda, nos embarazamos o abortamos ¿no? ¿Por qué no se cuidaron? Te tenía muchas ganas, mujer. Entonces pongan condones gratis en cada esquina, para follar tranquilos, pero si comprarlos en una droguería es hasta vergonzoso, imagínense que nos vean sacando condones diariamente. A la mierda, yo sacaría el dispensador completo. Quiero follar tranquilo. Amor, cómpralos tú; está bien, digo,  yo los compro. Sociedad gran puta donde nos educaron, no hay peor puta que usted, Don señor de mente abierta, usted, un dibujito coloreado del prójimo. Está bien, me voy a calmar y voy a comprar los condones, “métemelo sin condón”. Ok. 30% de probabilidad de un embarazo de esta forma, bueno, eso dicen en internet. Maldita sea, no puedo follar tranquilo, no tengo condones, no tenía dinero. Mejor te hago anal, amor ¿Te duele? Voy despacio ¿Te gusta? A mí me gusta, estás muy lejos amor, mírame, soy yo quién te penetra, igual que cuando lo hacemos en cuatro, aquí estoy, estás muy lejos, acércate, estamos juntos… no es sólo sexo, te estoy penetrando, corrompámonos juntos, te amo.
Esa noche dormimos juntos sobre los cojines de la sala tirados en el piso. Hicimos el amor dos o tres veces, no recuerdo… 


Lukas Guti.

miércoles, 25 de abril de 2012

Hueco




Me hundí entre idealizaciones vaginales
Así como en la religión proscrita
Ya no algo tierno, ni lindo o encantador
No más que un objeto del hombre
Diseñado para el hombre y su  uso
Pues, que en todo caso usamos
Un peluche, sin ridículas adjudicaciones
El molde que acentúa la humanidad
Millares de mujeres a piernas abiertas.



Lukas Guti
25 de abril de 2012.

viernes, 20 de abril de 2012

Palo y astilla.



Conozco un hombre que lleva llorando diez años
Contara el tiempo de su desmedida forma de amar
Y la infinidad de actos con los que defendiera su causa
Un quijote tan real entre paredes erigidas sobre el amor
Una Eneida de azares con los que la vida se fugara;
Su mujer la causa, una causa de su voluntad y su fuerza
Que por su lucha y sus manos ensangrentadas y su fe
Tan burlesca la vida como un cuento mal desarrollado
Y  como los individuos clavándose los unos a los otros
La cruz  y el indicio, y mi muerte y que te tuve, mujer…
Que sigo viviendo igual que aquel hombre devastado
Pendido de un lingote de tristura y botellas de alcohol
Contara su historia sobre un hombre desafortunado
Que su nobleza un corazón abierto, con cicatrices
Que tan desinteresada su fe, su bendita fe sin morrión
Apenas contaminada por la paranoia de los fanáticos.
Ella la causa de su profunda lucha y no cual divinidad
Tan sólo una mujer postrada en su cama entregándose
Una mujer que se le abría de piernas porque lo amaba
Ambos la cruz de que se forjara entre sudores y gemidos
Ambos el amor que el propio mundo pervertiría
Y sus deseos, el deseo mismo de amar al otro;
Conozco un hombre que lleva años entre paredes
Y el mundo dibujándose sobre arrugados papeles
Erigiéndose tan descaradamente como una sombra
Y él… ahogándose entre botellas de alcohol.


Lukas Guti.
20 de abril de 2012.


domingo, 15 de abril de 2012

Antítesis



Comenzó esta línea por delinearse sola
no me vengas con la mierda de que  “poesía”
que un fatuo mofándoselas de interesante
enamorando niñas sedientas de mundito
ansiosas porque se les vaciaran dentro
que las penetraran con fuerza para llenarlas
los vacíos que cada hombre intentara sofocar
“Me enamoré de tus letras y de tu cabello”
Qué petarda más interesada entonces
¿Olvidaste que son mías las letras?
Musa fantasma, anti musa, usurpadora
Te creíste con derechos a inmortalizarte
¿Olvidaste que soy yo tu creador?
Y tú, una simple mujer...


Lukas Guti.
15 de abril de 2012.

miércoles, 11 de abril de 2012

Poca tinta, Antología de ciberpoesía.

Poca tinta. Antología de ciberpoesía es una muestra nacional de poesía escrita por jóvenes autores que publican sus textos en internet. Esta iniciativa, apoyada por la Producción Editorial de la Universidad de Caldas, reúne textos de 44 poetas colombianos y difunde una amplia lista de páginas web en las que se pueden leer sus trabajos. 
La presentación de la antología se llevará a cabo durante la celebración del día del idioma y del libro, en Manizales el miércoles 11 de abril a las 6:00 p.m. en la sala Humberto Gallego Gamboa de la Universidad de Caldas, y en Envigado el sábado 21 de abril a las 7:00 p.m. en el Café Cultural La venta de Dulcinea, con la participación de los autores locales e invitados de otras ciudades, quienes realizarán un recital y compartirán su quehacer poético con el público universitario y demás asistentes. 

Poca tinta. Antología de ciberpoesía.
Editorial Universidad de Caldas 2012
Compilador: Leandro Loaiza Largo

Autores: Paula Walker, Felipe Agudelo Hernández, Lukas Gutiérrez Montoya, Sergio Blandón Quintero, Henry Alexander Gómez, Mónica Andrea Valencia Echeverri, Leonardo Urrea Madrigal, Yenny León, Ibán de Jesús Alarcón Marín, Walther Espinal, Diana Toro Ángel, Mary Luz Montoya Sáenz, Steven Ríos, María Paz Gómez Gaviria, Sore Snid, Diana Lucía Rentería Cruz, José Alexander Estrada, Juan Manuel Becerra Valencia, Juan David Ochoa Aguirre, Juan Felipe López Giraldo, Carlos Andrés Colorado Franco, Jorge Valbuena, Daniel Padilla Serrato, Juanita Hincapié Mejía, Alexander Aguirre Arcila, Lorena Madrid García, Leandro Loaiza Largo, María Camila Narváez, Jenny Bernal, Mariela Mahecha Buritica, Carolina Fernanda Gärtner Restrepo, Hellman Pardo, Juan Sebastián Murillas Salgado, Sandra Viviana Romero Obando, Carolina Villa Londoño, Felipe Sánchez Hincapié, Camilo Ramírez Meza, Johanna Marcela Rozo Enciso, John Alexander Castañeda Rodríguez, Alexander Ramírez Loaiza, Sandra Marcela Gómez Chica, Alexander Muñoz Garzón, Ricardo Contreras Suárez, Jacobo Márchal Dömine.