sábado, 28 de abril de 2012

"Una llamada". Último fragmento.


(…) ..Estamos supeditados a lo que sentimos y a lo que refleje  el otro, por esto mismo nos juzgamos entre sí; Si no nos criaran en un ambiente capitalista veríamos estas situaciones adversas como algo superficial. El error que cometemos es siempre esperar algo del otro… así son los capitalistas. "Yo sé que odias mi lógica. Es mutuo. Yo odio tu imaginación", Dice ella.
Si lográramos tener un poco más de humildad nos conformaríamos con pequeñeces. ¿No fue así como comenzamos? Era tan sencillo como hablarnos el uno al otro sin esperar nada. Sencillamente estabas o no estabas. Nos extrañábamos pero era soportable. Sabíamos que nos importábamos pero no nos atrevíamos cruzar esa línea; estoy casi seguro que el amor se lo inventó alguien de pensamiento capitalista, y no es irónico ver cómo entre los mismos cimientos bíblicos existen cosas como “Dar para recibir”. Una lástima estar envuelto entre toda esta basura sistemática que por milenios ha controlado a las masas.
 “De pronto creí, desde mis más profundas convicciones que debía amarte para poseerte y hacerte mía, me inventé el amor para que fuera una buena excusa y luego lo poeticé inescrupulosamente; así  es como me adueñé de ti. Luego me inventé una gran historia basada en el sacrificio sobre un hombre que murió crucificado, pero precisamente por amor tuvo derecho a reclamarse ante el mundo”. No es extraño que casi todas las religiones se basen en el amor. Ahora que lo comprendo estoy más seguro de amarte a mi forma.
“I don’t know why I’m standing here, but I wanna be around you”. Concluyo que fue mi sinceridad la que terminó por asombrarte, y no precisamente el amor que te tuve en el momento. Eso lo fuiste  descubriendo luego. Admito que usé mi inteligencia para enamorarte, pero no es como si uno planeara con antelación sobre hojas o cuadernos. La mejor parte fue que nunca pretendimos nada el uno con el otro, dejamos que las palabras cayeran y nos empaparan; entonces nuestro amor sí fue espontáneo. Surgió de la nada igual que el universo, o incluso a partir de la propia incredulidad de ambos.
21:49. Recuerdo cuando hacíamos el amor despreocupadamente y sin presiones. Nos amamos sin pretensiones  ni consecuencias. Nos resultaba tan fácil amarnos que fue suficiente confiar en el mero juicio del otro y no en condones u otro tipo de anticonceptivo. Extraño lo seguros que estábamos de nosotros mismos y la confianza que nos dimos. Hoy  hacer el amor se reduce a si tenemos condones o no… por ende, se reduce a tener sexo. Es triste ver que por presiones externas se nos haya ido la seguridad que alguna vez tuvimos de hacer las cosas, algo así como una llaga de la modernidad absurda… aprendimos a tener miedo. Comienzo a entender por qué el sexo se convierte en algo tan superficial (…)


Lukas Guti.  


Último fragmento para exponer los temas de esta historia.

viernes, 27 de abril de 2012

"Una llamada"; Fragmento III.


...Y bien, que con El Opio en la Nubes en mis manos, caminé a paso ligero hacia la estación. En todo el camino pensé en que leer este tipo de literatura me resultaba un poco vulgar, pero sólo porque un montón de universitarios que se adjudicaban el hábito de la lectura leyeron tales cosas. El cliché de leer. Pensé que debía leer este libro después de mucho tiempo de haber renunciado a mi propio hábito de devorar  cuanto libro se interpusiese en mi camino, por la infantil y no menos cara idea de afinar mi inteligencia, mas no por otras mamertas presunciones;  pensé en dejarme llevar por tales páginas para entender por qué la gente que decía leer se empeñaba ufanarse por los libros que leyeron, descubrí, pues, que la razón por la que los leyeron fue porque fueron libros simples y vulgares, ventas preconcebidas.
Aunque, mis páginas son igual de vulgares, jamás dije que fuera algo malo. Sin embargo, es lo que somos: “intelectuales”.
Casi con vergüenza llevé este libro entre mis manos, y cubrí su solapa cuánto pude de la gente. No era el libro en sí, sino su desgraciado título. Mierda, que me vean de “intelectual” con la Ilíada, no con esta mierda elaborada, pensé con prepotencia.
El único libro que me cautivara por su lenguaje, La Ilíada,  entre otros pocos que no se daban a la tarea de amansar la muchedumbre, sino de transmitir algo que muy pocos apreciarían.
Llegué a casa cansado y puse el libro sobre una mesita que había en la sala de estar. Allí reposó por varios días separado entre las primeras treinta páginas que leí.
Fue muy curioso ver a mi primo leer el libro por casi dos  días seguidos en que lo llevó hasta la mitad, teniendo en cuenta que había sido una persona perezosa para la lectura y que nunca había tomado un libro por sus propios medios, hasta ahora. Que me entiendan ahora, los “intelectuales”...


Lukas Guti.

"Una llamada"; Fragmento II, nuevo proyecto.


…Me arriesgo decir que esta brecha por la que están sujetas las generaciones es nada más el  yugo al que se niegan soltar.  La supuesta mentalidad abierta acerca de la sexualidad es un cambio forzado hacia métodos que muy pocos se inclinan a usar. Ojalá no me trague varios moscos al abrir mi boca y decir que la responsabilidad sexual está sujeta no sólo a la experiencia ni a las veces que tengamos este tipo de charlas, sino a la  forma en cómo vemos la vida; para mí los embarazos no deseados son el producto de las opresiones sociales y  la falta de exploración sexual.
 A los 55 años, él era un hombre obsesionado con el sexo, de su boca siempre surgían frases tales como “el sexo es algo maravilloso”, enalteciéndolo de formas espirituales y pretendiendo, en algunas de nuestras conversaciones, que no tuviera relaciones con su hija y que redujera todo a una amistad. Recuerdo muy bien que se forzaba asimismo porque de su boca brotaran palabras como penetración o eyaculación. Frases que yo mismo le ayudaba terminar. Me resultó cómico que me preguntara cada vez que si yo controlaba mis eyaculaciones, cuando para mí era más placentero no eyacular y oír a mi nena quejarse de placer; cansado pero satisfecho, al menos por mi parte. Y es que, eyacular también era importante. Que si bien una mujer que te ame se va a tragar todo tu semen o empaparse con él. Incluso las que no te aman, innegable demostración.
 “No señor, yo no me vengo adentro, lo saco de vez en cuando y limpio los residuos seminíferos en sus propias piernas, luego se lo vuelvo a meter, a veces lo saco para que me lo chupe, a veces lo saco para chupársela a ella y meterle los dedos, le muerdo el clítoris y lo succiono,  le paso toda mi legua y me mojo los labios y el mentón de sus jugos, la poso sobre mi y la penetro con mi lengua, caminamos juntos por toda la cama, sudamos las sábanas y las almohadas, halamos nuestros cabellos y apretamos nuestras manos entre sí, la clavo hasta el fondo, la clavo en la cama, mi cruz y mi duelo, mi perdición, me rasga la espalda y los lunares,   la hago sentirse amada por miedo a que no me ame, me entrego así como ella me abre sus piernas; la volteo y la penetro lo más profundo, la pongo en cuatro, nos amamos, nos susurramos cosas el uno al otro, eso que seguramente dicen todas cuando uno se los mete… Y qué, al menos tuve el gusto de oírlo,  a ella le gusta y, cuando quiero eyacular, lo hago en su estómago o en su boca, y a ella le gusta”.
 Señor, yo también leí los libros de sexualidad donde enaltecen al sexo y todas esas cosas que la gente como usted lee para educarse, más que por educarse para ellos mismos practicarlo, desgraciados los faltos de imaginación, como usted, que se educó tarde.  Sin embargo, tener sexo es fácil… amar y tener sexo es lo difícil, pero usted esto no lo habría entendido. Lo siento, me cojo a su hija.  
Era tan caro planificar en esta sociedad tan corrompida por los porcentajes. Planifiquemos hoy, compramos 3 condones a 7 mil pesos. Y si lo vamos a hacer toda la semana nos jodimos, para que no todo sea sexo ¿no? Y si me dieron ganas de penetrarte me aguanto las ganas o te penetro. Más bien te penetro, está bien, consigamos otros 15 mil para una Post day por si acasoY si no los tenemos, mierda, nos embarazamos o abortamos ¿no? ¿Por qué no se cuidaron? Te tenía muchas ganas, mujer. Entonces pongan condones gratis en cada esquina, para follar tranquilos, pero si comprarlos en una droguería es hasta vergonzoso, imagínense que nos vean sacando condones diariamente. A la mierda, yo sacaría el dispensador completo. Quiero follar tranquilo. Amor, cómpralos tú; está bien, digo,  yo los compro. Sociedad gran puta donde nos educaron, no hay peor puta que usted, Don señor de mente abierta, usted, un dibujito coloreado del prójimo. Está bien, me voy a calmar y voy a comprar los condones, “métemelo sin condón”. Ok. 30% de probabilidad de un embarazo de esta forma, bueno, eso dicen en internet. Maldita sea, no puedo follar tranquilo, no tengo condones, no tenía dinero. Mejor te hago anal, amor ¿Te duele? Voy despacio ¿Te gusta? A mí me gusta, estás muy lejos amor, mírame, soy yo quién te penetra, igual que cuando lo hacemos en cuatro, aquí estoy, estás muy lejos, acércate, estamos juntos… no es sólo sexo, te estoy penetrando, corrompámonos juntos, te amo.
Esa noche dormimos juntos sobre los cojines de la sala tirados en el piso. Hicimos el amor dos o tres veces, no recuerdo… 


Lukas Guti.

miércoles, 25 de abril de 2012

Hueco




Me hundí entre idealizaciones vaginales
Así como en la religión proscrita
Ya no algo tierno, ni lindo o encantador
No más que un objeto del hombre
Diseñado para el hombre y su  uso
Pues, que en todo caso usamos
Un peluche, sin ridículas adjudicaciones
El molde que acentúa la humanidad
Millares de mujeres a piernas abiertas.



Lukas Guti
25 de abril de 2012.

viernes, 20 de abril de 2012

Palo y astilla.



Conozco un hombre que lleva llorando diez años
Contara el tiempo de su desmedida forma de amar
Y la infinidad de actos con los que defendiera su causa
Un quijote tan real entre paredes erigidas sobre el amor
Una Eneida de azares con los que la vida se fugara;
Su mujer la causa, una causa de su voluntad y su fuerza
Que por su lucha y sus manos ensangrentadas y su fe
Tan burlesca la vida como un cuento mal desarrollado
Y  como los individuos clavándose los unos a los otros
La cruz  y el indicio, y mi muerte y que te tuve, mujer…
Que sigo viviendo igual que aquel hombre devastado
Pendido de un lingote de tristura y botellas de alcohol
Contara su historia sobre un hombre desafortunado
Que su nobleza un corazón abierto, con cicatrices
Que tan desinteresada su fe, su bendita fe sin morrión
Apenas contaminada por la paranoia de los fanáticos.
Ella la causa de su profunda lucha y no cual divinidad
Tan sólo una mujer postrada en su cama entregándose
Una mujer que se le abría de piernas porque lo amaba
Ambos la cruz de que se forjara entre sudores y gemidos
Ambos el amor que el propio mundo pervertiría
Y sus deseos, el deseo mismo de amar al otro;
Conozco un hombre que lleva años entre paredes
Y el mundo dibujándose sobre arrugados papeles
Erigiéndose tan descaradamente como una sombra
Y él… ahogándose entre botellas de alcohol.


Lukas Guti.
20 de abril de 2012.


domingo, 15 de abril de 2012

Antítesis



Comenzó esta línea por delinearse sola
no me vengas con la mierda de que  “poesía”
que un fatuo mofándoselas de interesante
enamorando niñas sedientas de mundito
ansiosas porque se les vaciaran dentro
que las penetraran con fuerza para llenarlas
los vacíos que cada hombre intentara sofocar
“Me enamoré de tus letras y de tu cabello”
Qué petarda más interesada entonces
¿Olvidaste que son mías las letras?
Musa fantasma, anti musa, usurpadora
Te creíste con derechos a inmortalizarte
¿Olvidaste que soy yo tu creador?
Y tú, una simple mujer...


Lukas Guti.
15 de abril de 2012.

miércoles, 11 de abril de 2012

Poca tinta, Antología de ciberpoesía.

Poca tinta. Antología de ciberpoesía es una muestra nacional de poesía escrita por jóvenes autores que publican sus textos en internet. Esta iniciativa, apoyada por la Producción Editorial de la Universidad de Caldas, reúne textos de 44 poetas colombianos y difunde una amplia lista de páginas web en las que se pueden leer sus trabajos. 
La presentación de la antología se llevará a cabo durante la celebración del día del idioma y del libro, en Manizales el miércoles 11 de abril a las 6:00 p.m. en la sala Humberto Gallego Gamboa de la Universidad de Caldas, y en Envigado el sábado 21 de abril a las 7:00 p.m. en el Café Cultural La venta de Dulcinea, con la participación de los autores locales e invitados de otras ciudades, quienes realizarán un recital y compartirán su quehacer poético con el público universitario y demás asistentes. 

Poca tinta. Antología de ciberpoesía.
Editorial Universidad de Caldas 2012
Compilador: Leandro Loaiza Largo

Autores: Paula Walker, Felipe Agudelo Hernández, Lukas Gutiérrez Montoya, Sergio Blandón Quintero, Henry Alexander Gómez, Mónica Andrea Valencia Echeverri, Leonardo Urrea Madrigal, Yenny León, Ibán de Jesús Alarcón Marín, Walther Espinal, Diana Toro Ángel, Mary Luz Montoya Sáenz, Steven Ríos, María Paz Gómez Gaviria, Sore Snid, Diana Lucía Rentería Cruz, José Alexander Estrada, Juan Manuel Becerra Valencia, Juan David Ochoa Aguirre, Juan Felipe López Giraldo, Carlos Andrés Colorado Franco, Jorge Valbuena, Daniel Padilla Serrato, Juanita Hincapié Mejía, Alexander Aguirre Arcila, Lorena Madrid García, Leandro Loaiza Largo, María Camila Narváez, Jenny Bernal, Mariela Mahecha Buritica, Carolina Fernanda Gärtner Restrepo, Hellman Pardo, Juan Sebastián Murillas Salgado, Sandra Viviana Romero Obando, Carolina Villa Londoño, Felipe Sánchez Hincapié, Camilo Ramírez Meza, Johanna Marcela Rozo Enciso, John Alexander Castañeda Rodríguez, Alexander Ramírez Loaiza, Sandra Marcela Gómez Chica, Alexander Muñoz Garzón, Ricardo Contreras Suárez, Jacobo Márchal Dömine.

domingo, 1 de abril de 2012

Solipsismo VI



Siguieras allí entre ese foso polvoriento
Hoy llegaras inesperado como siempre
Quisieras robarte mi corazón de nuevo
Y ya por pura desgracia te distrajeras
Miraste a la nena y a sus cicatrices
Que yaciera a mi lado en esta oscuridad
Miraste las marcas que mías le hice
Y con tanta furia apretaras mi pecho
Que Fluyera de mi corazón la sangre
De la nena  sus cortadas  manaran causes
Y la sal de mis lágrimas entre sus venas
La nena en silencio jamás lo aclamara
Y la vi alejarse entre tanto silencio
Mientras de mi mente el nublazón cegara
La presencia tuya y desgraciada mía
Y la nena alejándose tras los silencios…


Lukas Guti.
01 de abril de 2012