jueves, 16 de enero de 2014

Las mujeres le matan a uno la creatividad. Y nos envuelven en brisas de confort engañoso. El hombre necesita de lo traumático de su soledad para fundirse entre las creaciones.