miércoles, 30 de septiembre de 2015

El hipócrita




Recordé el sofá en el que dormí,
El gato lamiendo mi  nariz a las cuatro a.m.
La ventana entre abierta y el ruido en la calle…
Y sólo por el frío me percaté del dolor,
Que después de todo no era inmune.
“Todo amor es diferente” decían.
Y también lo será el dolor,
Pero yacía despierto en algún otro lugar.

Recordé las ebriedades patéticas en bares,
Las caminatas en solitario a las tres a.m.,
La luna tras nubes grises… la música,
Mis audífonos, el miedo a que me atracaran,
La gamba trabada y el peculiar ritmo al andar;
Ese baile solitario precedido a su fechoría.

“No puede ser”. Me recriminaba.
Me niego a cruzar de nuevo este camino,
El inútil camino hacia la desesperanza.

El viento no me atraerá con tu fragancia,
Ya he crecido bastante para caer en ello.
Cambiaré la sábana del mundo, lavaré mi pelo,
Y caminaré de nuevo, junto al sereno,
Como el soñador que era, sin ningún pretexto.

Lukas Guti.
30 de septiembre de 2015.






martes, 22 de septiembre de 2015

Nueva contribución al proyecto "Disonancia".

Me complace publicar el hermoso trabajo reciente de otro de los artistas que con buena fe contribuyó al proyecto.

"El agravio y el último resplandor". La muerte de Idister, el general.
Ilustración por María Hernández (Nana). Basada en la novela "La fe de los mártires" del autor Lukas Gutiérrez Montoya. https://www.facebook.com/134027881175/photos/a.388162881175.173190.134027881175/10153040957071176/?type=1&theater
Información del artista:
María Hernández (Nana)
E-mail: maria.hernandez96sep@gmail.com
Web: http://evansnana.tumblr.com/

(Fragmento)

Por largos y extenuantes minutos la batalla hubo de pararse, interrumpida por un silencio aterrador que los elfos bien lograron interpretar. Ya aunque no alcanzaron a imaginar la infamia del enemigo, su furia fue incontenible cuando sobre la muralla se levantaron los cadáveres de varios elfos incrustados en estacas.
Por furia desenvainó Terides su espada de oro y con los ojos desorbitados marchó hacia la hueste enemiga, seguido de cerca por los demás elfos que compartieron su ira, como ultrajados por la sola visión.
Incrédulo por lo que vería a continuación, Terides bajó la guardia desalentado por una figura que caminaba entre el enemigo. Sin noción este se dejaba llevar por pasos que ya no le pertenecían, vencido por susurros que el Mal profirió a su vanidad, enceguecido, quizá, por el ego mismo que le causaba su desventura.
Iracundo, Terides pronunció su nombre como en un reproche, pero este jamás logró escuchar una de sus palabras: “¡Idister, Idister! ¿Cómo Pudiste?”, gritó Terides destrozado. De pronto todo pudo esclarecerse. Las advertencias y las sospechas. La nostalgia. ¡Idister traicionó a su pueblo! La sangre de Terides hervía. Pronto corrió por el campo y de una estocada atravesó al desdichado Idister sin que este lo notara, sin piedad, sin titubeo, con frialdad. Pero bien pudo sentirse desolado cuando Idister cayó en sus brazos con una última mirada de arrepentimiento.
Apenas percatándose, Terides oyó el choque de filos, dagas y escudos que lo defendieron en rededor. Tiró el cuerpo del caído general Idister y con sus ojos opacados por una sombra interna luchó con fiereza.
Los zafios se le apartaban como temerosos y preferían antes luchar contra otros guerreros, pero ya su espada había derramado más sangre de la que el enemigo tenía preconcebido.


viernes, 18 de septiembre de 2015

Maduro



Alguna vez me pregunté cómo sería haber vivido bajo el yugo y en la misma época de alguno de esos líderes renombrados  y viles, cuyo registro histórico se encuentra documentado no por el peso de la propia historia, sino por una mera perspectiva de acuerdo a la culminación de un conflicto que benefició a unos más que a otros… Sin embargo, actualmente me aterro sobremanera al pensar que ya no existen líderes idealistas sino payasos con poder, como Maduro; Peor aún, que la gente cometa el error de compararlos o destacarlos con líderes reales, viles o no, y que se registre en la historia. Por favor… 


Lukas Guti 18 de septiembre de 2015.
 

domingo, 6 de septiembre de 2015

"¿Lo insoportable?"

Agradezco mucho a la imaginación por permitirme elaborar historias y escapar de la tosquedad del mundo; Ya por oscura que se tornaran estas propias ensoñaciones, comprendí pues, que el escape no yace en la historia, sino en el proceso de creación literaria. Quizá es igual con la vida, pero jamás voy a comprender el gusto que algunos le sacan a este proceso tan detestable. Irónicamente, lo humano es lo que hace a este proceso algo soportable.

Lukas Guti. 06/09/15.