martes, 23 de febrero de 2016

"Hiquen" Por Oliver Mitchel Acuña Maldonado

Ilustración, por Oliver Acuña. Basada en la novela fantástica La Fe de los Mártires - Novela, del autor Lukas Gutiérrez Montoya.
Información del artista:
Oliver Mitchel Acuña Maldonado, Chile.
• E-mail Vengatorblaze@gmail.com
• DeviantArt: Deviantart: vengatorblaze.deviantart.com
• Web: http://vengatorblazeilustrador.blogspot.com.co/
• Web en Facebook: vengatorblaze ilustrador
• Ilustración, página 253.
(Fragmento)
Hiquen luchaba con fiereza más que ninguno, y al fin su piel intocable fue cortada cuando muchos zafios se abalanzaban contra él, mientras este iracundo los desgarraba, en rugidos los apartaba a golpes con sus gigantescas patas.
Merides no soportó tal mansalva y a por él fue en su ayuda, mas el cantor lo vio caer en manos de los zafios a varios metros de allí, y no logró hacer nada mientras vio su cuerpo rodar entre las falanges tirrias; Baldrur corrió entre el enemigo con imprudencia más que con bizarría, pues cara amistad alcanzó con el Pacbel, pero su ira casi lo hizo perecer si por Cronto, y el allegado Idilor ¡Bienvenida sea vuestra espada! Llegaban para defenderlo mientras él sacaba el cuerpo de su amigo.
Al cabo, el cantor se les unió y los zafios siguieron cayendo, aunque sus filas parecían no denotarlo. Fueron ellos quienes se sintieron terriblemente reducidos y apenas hasta la tarde pudieron aguantar por cuando media falange de los de Idilor hubo de descender a consumarse en la lucha. La otra mitad de estas falanges corrió en apoyo de las de los Pacbel que defendían con sus tropas. Allí también se notó el decaimiento y las dolorosas pérdidas, pero aquí no habían sido perjudicados por los arqueros.
Al final de la tarde, con las fuerzas desgastadas, los centinelas que rondaban por Eriados Alborada fueron llamados a la batalla. Ensombrecido se le vio el rostro a Vadenér al enterarse tarde de tal acontecimiento, pues como un lamento el cuerno de Terides sonaba desde el palacio, al cabo.