jueves, 26 de mayo de 2011

El Cordero

Escuché un latido fuerte y ensordecedor
Y varios susurros que lo precedieron
Las voces de tantos otros fantasmas
Y yo revolcándome entre la misma mierda.
Ya no debería entonces doler tanto
Casi Igual que  un animal domesticado
Igual que todas las cadenas del mundo
Oxidadas por sencillas costumbres.


Lukas Guti
21 de mayo de 2011