jueves, 26 de mayo de 2011

Manuela

Estuviste a mi lado casi toda la vida
Tan paciente y tan sumisa… tan linda

Pronunciaste de ti tan pocas palabras
Que hoy temo ya no saber quién eres.

Jamás creí que dejarías de ser una niña
Es que por mirarte embelesado cada día
Sólo notaba cómo tu dorado cabello crecía
Y a veces el sol en ti pudo reflejarse
Arropándonos entre cálidos pactos de silencio.

Bastaba con saber que estabas allí en mi vida
Bastaba verte a los ojos para no verme a mí.

Me tomó un tiempo entender lo que eras
Al menos lo que yo no quise que fueras
Supe, entonces, que aunque siguieras allí
Nunca tuve ventajas sobre tu vida o tu juicio
Y por ello hoy me duele verte en tu senda
Porque aunque sí logré influenciarte
Asimismo pudiste huir sin malicia
Porque también  ésta era tu vida.

Hoy vi tu cabello más largo que antes
y no comprendí porque había cambiado
Es que ya habías vivido y me lo negaba
Puesto que no me importaba olvidarme de mí
Y verte como esa niña con la que yo me engañaba.

Fuiste la única que no me traicionaba
La única con la que no jugaba conmigo al amor
Y por ello la única que me amó sin temor;
Pero tampoco logré mantenerte a mi lado
Y  hoy te alejabas como una mujer
Y debía dejarte ir…

Lukas Guti
14 de marzo de 2011