sábado, 11 de junio de 2011

Ideal


Una vez tu voz me convencía de casi todo.
Llegué a creer tantas cosas tuyas y mías
Que incluso dios se apareció con descaro
Para que me convencieras de todo ello;
Pero en cuanto volteé por tal maravilla
Te llenaste de celos e hiciste que te mirase
Negándotelo todo tú misma casi con egoísmo
Para que yo no te olvidara… Y  lo creí.
Luego notaste con gran tristeza
Que bastaba untarme de ti para no olvidarte
Y como eras experta tampoco me creí tu tristeza
Y luego te fuiste culpándome de todo.


Lukas Guti
11 de junio de 2011