domingo, 5 de junio de 2011

Solipsismo III


De nuevo estás aquí
Ya no tan abrumador como antes
Alimentado por mi temor
Y por mis deseos de desafiarte.

Al menos ya no me tocas la espalda;
Esos viejos escalofríos ni me perturban
Pero sé que me miras desde ese costado
Como esperando a que me descuide
O a que me acurruque como un bebé.

Y porqué volviste esta vez?
Viste el reflejo de alguna decepción
O algún otro pecado fugándose
Me persigues por haber lastimado
O porque  sencillamente tienes que serlo.

Maldita sombra sin forma ni gracia
Me arrancas lágrimas llenas de ira
Y frunzo mi rostro por tu sola causa
Pero ni eso ofusca tu calma
Ni mis migrañas… ni mi corazón…

Afuera no había nada que resonara
Tampoco en el cielo  o el infinito
Todo eran espontaneidades acumuladas
Y nosotros el terrible efecto
Y la razón de casi todo aquello…

Por qué no esconderme de todo aquello,
Contigo en mi cuarto y entre sonidos
Al final tú o yo resultaremos muertos.



5 de junio de 2011
Lukas Guti.