sábado, 25 de febrero de 2012

Nietzsche III

Dios me dijo que no existía y le creí
Luego intenté probarlo y dudé de mí
Canté quedamente ante tanto silencio
Y  Fue insoportable oír de mis ecos
El resuello perenne de su ausencia.
Escribí biblias falsas y fui juzgado
Aunque no fueran en verdad falsas
Les faltó importante credibilidad
Aún así fui muerto y crucificado
Y surgí como otra de sus alegorías
Después les resultó fácil creerme
Pues el hombre en mi había muerto.

Lukas Guti.
17 de febrero de 2012.