miércoles, 25 de abril de 2012

Hueco




Me hundí entre idealizaciones vaginales
Así como en la religión proscrita
Ya no algo tierno, ni lindo o encantador
No más que un objeto del hombre
Diseñado para el hombre y su  uso
Pues, que en todo caso usamos
Un peluche, sin ridículas adjudicaciones
El molde que acentúa la humanidad
Millares de mujeres a piernas abiertas.



Lukas Guti
25 de abril de 2012.