martes, 11 de septiembre de 2012

"Conceptos"





He pasado mi vida atormentado por el valor que el hombre le da al sentido para vivir. Hace tiempo llegué a una encrucijada que hizo de mi sentido un mero capricho, igual que el de cada hombre nacido en esta tierra. Hoy lo volvía a vivir, pues por buscarle un sentido a cualquier razón o concepto que me mantuviera vivo al final siempre llegaba al mismo callejón. Vivir lo suficientemente motivado con algo hasta que ello deje de tener fuerza sobre nuestra voluntad, es el tipo de autoflagelación que la humanidad determinó como fe. Incluso el dolor es fe. A veces dudo si el individuo que se deja abrumar por el mundo vive acongojado intentando decidir su muerte o si, por el contrario, aguarda a ese su dolor para continuar vivo de alguna forma. Y tan natural este afán por permanecer vivo, sin importar cuánto daño te hagas a ti mismo. El hombre necesita de su auto aniquilación para sobrevivir. Siempre fuimos mártires de nuestras concepciones y de nuestra existencia, somos casi algo contraproducente en el universo. Surgimos en contra de todas las probabilidades y Dios fue nuestra mejor respuesta. Dios es un concepto tan pretencioso y tan humano, que sólo pudo haber sido creado por la propia falta de fe del hombre, a su imagen y semejanza.
En mi vida, cada vez que intento buscar a dios es por mi gran falta de fe, es lógico. ¿Y quién es más fuerte? ¿Un hombre con fe o un hombre sin fe? Dios es la respuesta más fácil a las debilidades del hombre. Fui humano en cuanto te buscara, y por ello me siento desgraciado. Recurrir a dios es la reacción más desesperada del individuo para darle sentido a aquello que lo abruma. Dios es una emoción tan bien elaborada como lo es el amor en los últimos siglos. Las únicas retribuciones que el hombre adquiere a través de los años no son gracias a la inmaculada obra de dios, sino gracias a los actos de cada hombre entre esos círculos sociales que denominan como mundo. Lo sé porque soy un desgraciado, por la manera en que viví mi vida;  mi retribución es lo que jamás hice, lo que hice tarde o lo me arrepentí de hacer.


Lukas Guti.
11 de septiembre de 2012.