martes, 2 de octubre de 2012

Memoria.

Docenas de fotos envenenándome el corazón, bajo llave; recuerdos celosamente guardados a punto de explotar en mi pecho, y no sabes de mi delirio, ni de  mis gritos asfixiados por la razón y por la gente.