martes, 24 de septiembre de 2013

Baches.




A quién dedicara esta bomba en mi pecho, y mi silencio.
A quién los suspiros que atragantara en  memorias.
Los falsos recuerdos desdibujados, entre paredes;
Ciclos  remarcándose una y otra vez, cicatrices.
Como canciones que no evitamos oír pese al dolor.

A quién dedicara mis líneas ahora…
Tan vil el vicio de recordar. Tan innecesario,
Cerrándome puertas con doble seguro,
Forjando un camino de aldabas y soledades,
La trocha y los pasos empolvados, cansados,
Huyendo de todo tipo de humanidad… de  carne.

No supe cruzar el camino acompañado,
Pues, tropezara en cuánta piedra o bache.
Que dejóme de importar incluso mis pasos,
Mirando los tuyos para evitarte de baches;
No supe sino hasta cuando seguiste tu rumbo,
Que al fin y al cabo, siempre anduve solo,
Tropezar en solitario era menos vergonzoso,
Y duele menos si nadie lo nota…


Lukas Guti.
24 de septiembre de 2013.