viernes, 22 de noviembre de 2013

Y es que si no fuera por lo de abrumarse, la humildad tampoco sería posible.