sábado, 1 de noviembre de 2014

La fe no puede estar sujeta a pilares emocionales o la suerte que una oración deposita en el destino. Mucho menos puede estar sujeta a idealizaciones platónicas o románticas. La fe, como fuerza propia, debería ser autónoma e irrefutable…