viernes, 23 de enero de 2015



Desde muy joven transcribí sueños que me tomó años pulir, mas  hoy se notan astillados entre perspectivas.  Luego comprendí que en mi afán por transcribir estos mamotretos  sólo buscaba cubrirlos con una gruesa solapa, para no molestar a los que estaban atados a las realidades.