miércoles, 6 de mayo de 2015

Mi quimera



Este monstruo insaciable absorbió  tu amor,
Y silenció tu corazón por instantes en los que noté frialdad.
Esa noche en el bar olvidé advertirte de tal quimera,
Pues entre botellas y  alcohol sólo viste mi rostro… 
Y en mi descuido  por tu belleza silencié al demonio,
Pero este cruzaba los pasillos como cualquier  persona,
Mas quise ignorar todo aquello para enamorarme;
Y creer quizá que lo bueno aplacaría la sombra.
Pequé con mis ganas de franqueza cada segundo,
Y por a veces  se relevaba mi fealdad a cuesta.
Por fortuna estuviste embelesada con mis palabras,
Por fortuna mi propio demonio se había enamorado,
Y sólo fui yo lo que percibiste.  


Lukas Guti
22 de abril de 2015.