martes, 30 de mayo de 2017

El Cristo


El Cristo.

Conoce a este engendro vicioso y de hábitos inútiles
que amedrentado por religiones todo le remuerde,
Tan bueno que ya ni renegar  sobre las trivialidades,
pues al cabo él mismo se crucificaba en un parque...
O en el supermercado, o donde más gente hubo,
Un viejo truco que aglomeraba esperanzas.

Igual que las chicas bonitas que tanta fama tenían,
gordo su ego por el batallón de idiotas que las seguían;
Cual catálogo de perros enlistados en páginas de revista,
bestias de diferentes especies apareándose a la fuerza,
Y un círculo de zorras alrededor de un Cristo de espaldas.
"¡Perdónanos, perdónanos! Ni putas, ni santas"
Diez mamadas a tu esposo, y diez ave  Marías. Amén.

Y los perros, oliendo los culos de diosas embalsamadas,
En semen de toros corpulentos sentados en tronos con ruedas,
Lamieron estos cuerpos embadurnados, sudorosos, exhaustos,
Se comieron hasta la mierda de hembras deificadas
"¡Perdónanos, perdónanos!  Somos bestias."
Trabaja, sé leal y sigue siendo un perro.  Amén.

Lukas Guti.