domingo, 7 de mayo de 2017

Mis velas.




Una vez  vi fantasmas en las librerías,
En los centros comerciales mirando vitrinas,
Y en los puestos de comidas rápidas.

También con el señor de los mangos biches,
¡Mucho limón, por favor!
En tiendas de ropa de segunda vistiendo chaquetas;
Fantasmas con el mismo rostro redondo,
El mismo cabello, la misma nariz, la misma sonrisa.
La misma pequeña nariz.

También en la catedral...
Y en  las otras Iglesias donde oraste por mí,
prendiéndole velas a mi falta fe;

Los vi en los puesticos de venta plateados,
entre la multitud a la que tanto odié;
en mi música, en mis letras, en mis disco duro,
En los puestos de bisutería, de bolsos, de guantes.

 Tu perro  me siguió hasta la última parada,
 Se quedó esperando sentado hasta irme.
Él también vio ese fantasma... bajo la lluvia.

 Huí de aquella ciudad y del fantasma;
A cien kilómetros por hora. El olor a lluvia,
El fantasma a lo lejos, en las nubes...
Regresé empapado de otros recuerdos
Temiendo ahogarme en esta enorme cama.


Lukas Guti. 7/05/2017
eriados.blogspot.com